Ahora más que nunca, La Guajira necesita ayuda

Por: Natalia Aguilar Salas. Colaboradora Pares.


La Guajira ha sido uno de los departamentos donde los pueblos indígenas se enfrentan a mayores dificultades a pesar de que constituyen la mayoría de la población en el departamento con un 42,41%. La corrupción política, la migración, los grupos armados ilegales, la falta de oportunidades, el contrabando, la falta de acceso a servicios básicos vitales, la crisis migratoria y el cambio climático constituyen algunas de las dificultades que afronta la población del departamento. Ahora, la situación de los guajiros y de los wayúu se complica aún más debido a la propagación del COVID-19.


Riohacha ha sido escenario de la desesperación producida por el COVID-19. A través de las redes sociales se han mostrado cómo se han presentado desmanes, saqueos y bloqueos. Estos hechos no hacen más que aumentar el riesgo de una tragedia humanitaria, tal y como lo denuncian algunos líderes.

La falta de medidas y planes de contingencia para garantizar el acceso a servicios básicos, alimentos y seguridad a las poblaciones más vulnerables, al igual que las fallas estructurales que han estado presentes por décadas en el país, pueden abrir una puerta a una situación de salud dramática, tal y como lo anunció a través de su cuenta de Twitter, Martha Peralta Epieyú, presidenta del partido político Movimiento Mais.


Alerto un posible exterminio del pueblo Wayúu en