A Colombia la gobierna el miedo al uribismo