Aída Merlano: una pieza de un aparato electoral corrupto