Un punto cero



Hace unos días Francisco Gutiérrez Sanín manifestaba que Colombia necesitaba un punto cero, el cual le permitirá al país construir un proyecto político nacional y arrancar un proceso de democratización local. Haciendo una simplificación un poco grosera, se podría decir que el conflicto armado colombiano es producto de una serie de factores y conflictos del siglo XIX, que arrancó a mediados del siglo XX y que hoy en pleno siglo XXI aún no termina.

El punto cero significa que estos conflicto derivados de factores políticos y de exclusión social entre liberales y conservadores que dieron origen al conflicto armado colombiano, deben concluir por completo en los próximos meses. No se trata solo de negociar con las Farc, se debe negociar un proceso con el ELN y con ello evitar la historia repetitiva de Colombia y es que siempre se negocia con un actor y se deja a otros de lado, con lo que la negociación de paz no es más que un nuevo ciclo de violencia. Es la puerta a una nueva ola de violencia.

Para que Colombia avance en las reformas necesarias para superar años de violencia política, exclusión social y  expansión de economías ilegales debe aceptar la necesidad de abrir un proceso de paz con el ELN, cerrar por fin el conflicto armado que comenzó a mediados de la década del siglo pasado y hacer un punto de comienzo nuevo.

Comienzo que llevará al país a un proceso de reformas y apertura democrática, el cual necesitará del apoyo de la gran mayoría de ciudadanos. El gran tema en Colombia es que este proceso de reforma y apertura debe afectar directamente a la dirigencia política y económica del país, principalmente local y regional, es decir, los que hoy día nos gobiernan, y para que estas élites acepten este proceso de cambio de forma pacífica, solo se garantiza si por fin se acaba la disculpa de una amenaza armada al régimen político, situación que se lograría con una negociación con las Farc pero también con el ELN, Y por otro lado con un gran apoyo popular. De hecho,  un par de años después de la firma, muy seguramente  habrá un proceso constituyente, que sirva como cierre