top of page

«Soy drag, y mi mensaje es de paz y de respeto»

Por: Natalia Aguilar Salas. Colaboradora Pares.


El pasado viernes en el bar Piel Roja, en el centro de Bogotá, se vivió una noche llena de escarcha, maquillaje, vestidos cortos y mucho baile, pero más allá de esto se convirtió en un espacio disruptivo, en donde las personas que son marginadas cotidianamente compartieron una noche de liberación. Allí, independientemente de su género, orientación sexual, e identidad de género, ellos y ellas lograron expresar libremente aquello que son y aquello que sienten.



El movimiento Oh my drag! Se encargó de presentar un viewing party del segundo episodio de la temporada 12 del famoso reality Estadounidense Rupaul´s drag race. Un viewing party consiste en ver el episodio de una serie antes de realizar una fiesta, pero esta no fue cualquier fiesta, más que el festejo es la reunión de una red de apoyo entre el performance drag y la comunidad Lgbti.


¿Qué es Drag?


Estas siglas significan “Dressed as girls” y no se puede pensar en drag sin pensar en teatro. En el siglo XVII no se permitía a las mujeres participar en las obras de teatro, así que para interpretar los papeles femeninos los hombres se travestían, también el terminó surge del verbo “drag”, el cual significa arrastrar, ya que en la mayoría de obras se utilizaban vestidos largos y los actores decidían como los iban a arrastrar en el escenario. El drag es parte de la escena queer, esta palabra fue reapropiada por la comunidad lgbti, ya que antes se utilizaba para describir algo “chueco”, “raro”, o “poco estable”, hoy en día queer es ser disruptivo y retar a las normas aceptadas socialmente e implica una resistencia a los valores tradicionales.


Según la revista Issu, el drag en Colombia cobra impulso en los años 80´s y 90’s, donde se dieron a conocer los primeros bares donde la escena queer, gay y drag podían interactuar en un espacio libre de juicios y que propiciaba el arte drag; La pantera roja, tropicalia y la tasca Santamaría fueron los tres lugares más conocidos para las presentaciones drag queen.


A finales del 2006 la Pantera roja cierra debido al asesinato de Félix Rodríguez, su fundador, Según el archivo digital del periódico El Tiempo, es posible que su asesinato hiciera parte de una serie de crímenes contra homosexuales en chapinero, ya que Andrés Rodríguez, médico del Instituto de Medicina Legal encontró más de 68 casos de homicidios con características similares entre el año 2000 y 2006. Varias de las víctimas eran hombres mayores de 40 años con estabilidad económica, lo cuales eran atacados en sus residencias.


Según investigación de la Red Regional Sin Violencia Lgbti dada a comnocer en el informe “El prejuicio no conoce fronteras”, entre 2014 y 2019, más de 1.300 personas gais, lesbianas, transexuales, bisexuales e intersexuales han perdido la vida de manera violenta en nueve (9) países de América Latina y el caribe, en Brasil se estiman 1.600 víctimas en este periodo de tiempo, lo cual muestra que al menos 1 persona de la comunidad Lgbti es asesinada diariamente. Esto evidencia la inseguridad que viven las personas de la comunidad diariamente y la violencia a la cual están expuestos todos los días.


Expresarse con libertad


El drag permite vivir un espacio seguro donde las personas independientemente de su identidad de género pueden expresarse libremente, sin embargo se debe distinguir el drag de las personas transgénero, ya que los primeros ponen un personaje en escena, en donde tanto hombres como mujeres deciden travestirse del sexo opuesto, existen los Drag Queen y las Drag King.




Un show drag es muy variado y consta de algunas características, una de ellas es el lip sync o sincronización labial, donde se vocalizan las letras de canciones de divas reconocidas. Fotos: Pares.

Por otra parte, se encuentran las personas transgénero, las cuales deciden hacer la transición de su género biológico al sexo con el cual se identifican basándose en su identidad de género, por lo tanto no es un personaje ni un show, son personas que deciden enfrentarse a la heteronormatividad y vivir su cotidianidad afrontando constantes amenazas y dificultades sobre todo cuando se hace parte de una cultura y sociedad machista.


La equivocación más común con aquellos que hacen drag es asumir el género y orientación sexual con la cual se identifican, muchas personas asumen que si alguien hace drag necesariamente es un hombre gay, pues están muy equivocados, existen hombres y mujeres heterosexuales, transgénero, bisexuales e incluso asexuales que hacen drag, y en algunos casos tienen familias tradicionales.


Un show drag es muy variado y consta de algunas características, una de ellas es el lip sync o sincronización labial, donde se vocalizan las letras de canciones de divas reconocidas. Son espectáculos donde se realizan coreografías que muestran atuendos llenos de colores y maquillaje vibrante que busca resaltar los rasgos y exagerar las características de la cara, al igual que tacones con plataformas de hasta 11 centímetros de alto en donde se “montan”, existen drags que han sido pioneros en el mundo de la música, la actuación, el modelaje y siguen abriendo las puertas para aquellos que hasta ahora comienzan a explorar los matices del drag al igual que la creación de sus personajes.


En el show de oh my drag! Fue de gran importancia mostrar el episodio de Rupaul’s drag race, ya que él es uno de los drags más reconocidos a nivel mundial y por medio del reality a visibilizado lo que significa hacer drag, las luchas de la comunidad para ser respetados y tenidos en cuenta, y por supuesto, ha sido pionero en la televisión mainstream, abriendo las puertas para la comunidad drag.


En ese sentido, esta puesta en escena también ha demostrado que aun estando por fuera de los cánones de belleza y de comportamiento social tradicionales se puede triunfar en el mundo del espectáculo y marcar una diferencia; Rupaul fue nombrado una de las 100 personas más influyentes del momento durante el 2017 en la revista Time, donde Naomi Campbell escribió un artículo para resaltar sus logros y aportes a la comunidad drag, gay y al mundo del espectáculo.


Más allá del show, el drag es político, es disruptivo y busca dar cuenta de la fluidez que hay entre lo femenino y lo masculino, salir de los roles tradicionales y explorar el género. Para ahondar en el mundo drag, Pares realizo una entrevista a Aquarella dee, artista de oh my drag!

Pares: ¿Qué significa el drag para Aquarella?


Aquarella: Yo siento que el drag nos ayuda a dar un mensaje de paz, de inclusión. Es un mensaje de respeto. Al momento de estar en un micrófono siempre tratamos de dar, de acercarnos a las personas y decir que estamos en un espacio lleno de respeto, de inclusión, disfrútalo, lleva el mensaje a tu casa. Hay muchas familias muy homofóbicas o que no saben que sus hijos son gais, por eso tratamos de acercarnos mucho a las personas y decirles que dejen el miedo, trata, ve adelante, acá todos somos una familia, incluso si vienes solo. Es un proceso difícil, es algo complicado.

Yo siento que el drag nos ayuda a dar un mensaje de paz, de inclusión. Es un mensaje de respeto. Foto: Pares.

Pares: ¿Cómo percibes tu seguridad cuando estás en Drag?


Aquarella: Para nadie es un secreto que Bogotá, como muchas ciudades de Colombia, son algo pesadas. En todas partes hay inseguridad, haya policía o no. Lastimosamente yo a veces me siento en los zapatos de una mujer, porque te gritan en la calle, abusan, te acosan.


Yo lo hago (drag) tres veces por semana, hay personas trans que están así todo el tiempo en la calle, y hay mujeres que se ponen un escote, una falda, y todo el tiempo están expuestas a toda esta discriminación, a la falta de respeto.


Para mí es muy incómodo caminar por toda la séptima y todos se quedan mirándome y me gritan “maricón, mariquita”, como también está el otro lado de la moneda que es cuando las personas se te acercan y te dicen “oye qué linda eres, ¿oye me puedo tomar una foto contigo?”.


A veces me pregunto ¿en realidad esto está pasando en el siglo XXI? , porque hay gente que no sabe que estamos en el siglo XXI y esas cosas no deberían estar pasando, el acoso a las mujeres, la inseguridad en las calles, esas cosas a las que uno está expuesto todos los días… simplemente prevalece la ignorancia, prevalecen las cosas negativas que todo el tiempo nos están oprimiendo.


Pares: Para ti ¿qué es la paz?


Aquarella: La paz es como el amor, la paz no existe. Solamente hay personas que tratan de ayudarnos y maquillar todas las situaciones del país. Para mí la paz es algo utópico, algo que podemos encontrar pero las personas no ayudan a que lleguemos a la paz. Sería algo increíble que este país estuviera lleno de paz, sin líderes sociales asesinados, sin mujeres agredidas.


Pares: ¿Qué opinas de la alcaldesa de Bogotá?


Aquarella: Yo confió en Claudia López. Yo no soy muy política ni nada de eso, pero esta vieja me parece que tiene los pantalones y todo el discurso para que las cosas vayan bajando. Yo siento que va a tratar como de liberarnos un poco, como lo hacen estos lugares que son plenamente heterosexuales y le abren la puerta a personas como nosotros , a personas drag, a personas trans, a personas “open mind” que vienen a compartir con sus amigos, y pueden compartir un espacio gay con uno, un espacio queer.


Pares: ¿Tienen mucha censura alrededor de estos espacios?


Aquarella: Sí. Por ejemplo nosotros tenemos unos espacios ya firmados en la 85: la entrada era por un lado del lugar, era para el bar que queda en la terraza que es plenamente heterosexual, y el bar de al lado es un bar gay; pero apenas dijimos que era para Drag Queens, para personas trans, LGBTI , nos dijeron que el público de al lado se iba a asustar , no van a querer entrar porque van a ver Drag Queens, entonces me parece algo muy loco y que no tiene sentido, porque si te das cuenta no toda la población LGBTI, tiene ese afecto a las personas, las ganas de quererse acercar, de dar un mensaje, no todas somos así, pero independientemente a todas las personas les gusta ver esto, es uno caminándose un show.


Finalmente vale la pena resaltar que la población lgbti y los espacios incluyentes todavía tienen muchas dificultades en Bogotá y en el país, además de los riesgos que corren las personas de la comunidad debido a la homofobia y el machismo, también deben esforzarse por encontrar espacios seguros e incluyentes que les permitan expresar su identidad de género libremente sin riesgo a perder la vida.

Comentários


bottom of page