¿Qué ha pasado con el arroyo Bruno en La Guajira?



El arroyo Bruno, ubicado en La Guajira, hace parte de uno de los casos que tiene en vilo a las comunidades y autoridades locales debido al avance de la extracción minera del Cerrejón. Bruno nace en la serranía del Perijá y, actualmente, es uno de los 51 afluentes que nutren el río Ranchería. Pese a que en los últimos años La Guajira se ha enfrentado a duros periodos de sequía, Bruno sigue siendo una fuente hídrica importante para la región y las comunidades que se ven afectadas por su desvío.


Desde comienzos del 2016 se iniciaron las obras que desplazarán 3,6 kilómetros de su cauce 700 metros al norte. Corpoguajira, máxima autoridad ambiental de La Guajira, y la Agencia Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) han dado el respaldo al Cerrejón y han asegurado que el proyecto no tendrá impacto significativo en el caudal de Bruno, en los ecosistemas que dependen de él y las comunidades que viven alrededor del arroyo.

Un estudio realizado por el Centro de Investigación y Extensión de la Universidad de La Guajira, alerta que la desviación del Arroyo Bruno tendría nefastas consecuencias para las comunidades y ecosistemas que tienen afectación del arroyo. En mayo del 2016 las obras de desvió se detuvieron debido a la decisión del Tribunal Administrativo de La Guajira que le solicitó al Ministerio del Interior revisar la consulta previa que hizo Cerrejón a la comunidad Campo Herrera, además de suspender los actos administrativos de Corpoguajira para seguir avalando este proyecto. La demanda a la consulta fue hecha por la comunidad La Horqueta, debido a que a ellos también se les debía realizar la consulta por estar en la zona de influencia del proyecto. Un proyecto que aspira aumentar la producción de 40 millones de toneladas de carbón al año y explorar posibles pozos de petróleo y gas metano.

Cabe resaltar que, des