top of page

Norte de Santander secuestrado por los clanes de siempre: los Ramírez y los Villamizar

Por: Óscar A. Chala, Investigador Nacional

@AleKolomonosov

Línea Democracia y Gobernabilidad



 

El panorama electoral en el departamento de Norte de Santander muestra un fuerte dominio de los partidos políticos tradicionales y de las maquinarias clientelares, en detrimento de opciones alternativas y de centro.

 

La tendencia mayoritaria del electorado nortesantandereano es la de votar por opciones ubicadas en el espectro de la centroderecha y la derecha política. Esto se refleja tanto en los resultados de las elecciones presidenciales del 2022, en las que Rodolfo Hernández arrasó, como en la intención de voto hacia la Gobernación del departamento y la Alcaldía de Cúcuta, que predice el triunfo de William Villamizar y la disputa entre Leonardo Jácome y Jorge Acevedo, candidatos cercanos a las maquinarias políticas tradicionales de la ciudad.

 

Los comicios en Norte de Santander estarán marcados por la influencia de las redes clientelares sostenidas por los clanes políticos de William Villamizar y Ramiro Suárez. Tales grupos controlan amplios sectores del electorado y de la burocracia departamental, lo que les permite posicionar a sus candidatos predilectos tanto en la Gobernación como en la Alcaldía de Cúcuta.

 

En contraste, las opciones alternativas de centro y de izquierda no han logrado capitalizar el potencial voto de opinión, quedando rezagadas en términos de preferencias. El panorama así configurado deja entrever que las elecciones se decantarán nuevamente entre las mismas fuerzas de poder regional, sin una renovación sustancial del liderazgo político ni una apuesta por opciones alternativas viables.


Análisis electoral


Una de las primeras conclusiones que se puede obtener al observar los datos electorales de Norte de Santander es que este departamento tiende a votar mayoritariamente hacia partidos tradicionales, teniendo una fuerte inclinación hacia el voto conservador. Como se puede observar en la Tabla No. 4, hubo 2 candidatos electos a la Cámara de Representantes por dos partidos tradicionales históricos (Partido Liberal y Partido Conservador) y otros 2 candidatos electos por partidos que surgieron en la década de los años 2000 y que se han enraizado en el departamento por medio de prácticas clientelares (Partido de La U, Partido Cambio Radical) en el 2022.


La presencia territorial de estos partidos es de dimensiones gigantescas. Tal y como se puede observar en la Tabla No. 5, la mayoría de los partidos tradicionales poseen presencia en más de 10 de los 40 municipios que integran el departamento desde las últimas elecciones locales de 2019. Del mismo modo, existe una fuerte propensión hacia gobernar en coaliciones, lo que lleva a que la presencia de los partidos tradicionales sea mucho mayor y que la diferencia política e ideológica entre estos sea bastante reducida.

 

Estas tendencias pueden verse reflejadas en estas elecciones locales, con el aval que estos 4 partidos le dieron a William Villamizar Laguado como candidato para la Gobernación del departamento, así como 3 de ellos (Partidos Conservador, Liberal, La U) le dieron su apoyo a Leonardo Jácome, principal opcionado para ocupar la Alcaldía de Cúcuta.

 

El mayor elector dentro de los partidos tradicionales en Norte de Santander es el Partido Cambio Radical, que posee un caudal de más de 100 mil votos y es la primera fuerza política departamental tanto en votos a Senado como a Cámara. Tiene control de 1 alcaldía en solitario y de 10 más en coalición de gobierno con otros partidos tradicionales, además de tener representación en la Cámara con Jairo Humberto Cristo, quien ya fue representante en 2018 con 41.205 votos y quien ha sostenido su caudal político en el tiempo. Cristo ha sido cuestionado, entre otras cosas, por su relación con el exalcalde de Cúcuta, Ramiro Suárez, del cual fue secretario de Deporte en 2006. Posterior a ello, Cristo fue gerente de la Secretaría General del Instituto Departamental de Deportes –Indenorte– en 2008, y compitió por la Alcaldía de Cúcuta en 2015 sin el apoyo del clan del cual sigue haciendo parte. Cristo también posee una disputa interna con su partido, acusado de deslealtad y de romper la ley de bancadas al dar apoyo a algunas de las iniciativas del Gobierno en Cámara, especialmente frente a un impedimento que permitió el quórum para la votación de la Reforma Laboral al cierre de la primera legislatura del Congreso, así como a la Paz Total.


De igual manera, el Partido Conservador Colombiano se perfila como la segunda fuerza en votos a Senado, la cuarta fuerza en votos a Cámara y el principal elector local en el departamento, al tener 6 alcaldías propias y gobernar en 5 municipios en coalición con otros partidos. Tiene como representación en la Cámara por el departamento a Ciro Antonio Rodríguez, quien ya ha sido senador (2002-2006) de la mano de Juan Manuel Corzo, y desde 2006 ha ocupado una curul en Cámara, aumentando su caudal político en más de un 31% desde aquella fecha hasta las elecciones de 2022, donde obtuvo 48.885 votos. Rodríguez ha sido cuestionado por su presunta participación en el entramado de corrupción de Odebrecht en Norte de Santander, donde se le acusa de haber recibido dineros para favorecer contratos, del mismo modo que también es cuestionado por pertenecer al clan político de William Villamizar. También ha sido cuestionado por colocar a su hermano como cuota política en varios cargos del departamento, tanto en 2009, cuando casi pierde su investidura por vincular a Leonel Rodríguez Pinzón en el Instituto Financiero para el Desarrollo de Norte de Santander, como en 2015, cuando logró que su hermano ingresara como cuota política en la Secretaría de Desarrollo Económico de la Gobernación.


Frente a partidos de tendencia desde el centro hacia la izquierda, la incidencia es mucho menor. En las elecciones de 2022, el apoyo a Gustavo Petro y Francia Márquez fue minoritario en un departamento donde la candidatura de Rodolfo Hernández capitalizó la mayoría de los votos de los partidos tradicionales y arrasó en segunda vuelta, por lo que las alternativas políticas en el departamento están rezagadas frente al peso electoral del clan Villamizar y del clan Suárez, quienes concentran la mayor cantidad del electorado en el departamento y en la ciudad de Cúcuta. Sin mayor incidencia, el Pacto Histórico se ubicó lejos de los partidos tradicionales, obteniendo solo 36.952 votos a Cámara y teniendo presencia en solo una alcaldía, en la que gobierna en coalición con otros partidos que también conforman el actual Pacto Histórico.


Es resaltable el caso del Partido Alianza Verde, que parece concentrar a la mayor parte de las alternativas políticas de corte moderado y de tendencia hacia el centro. A pesar de que la candidatura de Sergio Fajardo en el departamento no obtuvo más de 16 mil votos, los Verdes tienen el control de 2 alcaldías en solitario (una de ellas la capital, Cúcuta) y gobiernan en coalición en otros 6 municipios más, siendo resaltable el caso de Teorama, donde gobiernan con un bloque de centroizquierda articulado con el Partido Colombia Humana, el Polo Democrático y MAIS. Del mismo modo, lograron con la candidatura de Jairo Yáñez más de 110.462 votos a la Alcaldía de Cúcuta, que a hoy parecen estar en riesgo frente a la emergencia de Leonardo Jácome y Jorge Enrique Acevedo como los principales opcionados en las encuestas para reemplazarlo. Esta inclinación por apoyar candidaturas moderadas también se ve reflejada en las votaciones que tuvo la Coalición Centro-Esperanza al Senado, donde obtuvieron 75.436 votos en todo el departamento.


Tabla No. 1: Resultados electorales en el departamento de Norte de Santander para las elecciones presidenciales de 2022

Elaborado por: Línea Democracia y Gobernabilidad. Fundación Paz & Reconciliación (Pares).

Fuente: Registraduría Nacional del Estado Civil


Tabla No. 2: Resultados electorales en el departamento de Norte de Santander para Senado (2022), discriminado por partidos políticos

Elaborado por: Línea Democracia y Gobernabilidad. Fundación Paz & Reconciliación (Pares).

Fuente: Registraduría Nacional del Estado Civil


Tabla No. 3: Resultados electorales en el departamento de Norte de Santander para Cámara de Representantes (2022),

discriminado por partidos políticos

Elaborado por: Línea Democracia y Gobernabilidad. Fundación Paz & Reconciliación (Pares).

Fuente: Registraduría Nacional del Estado Civil


Tabla No. 4: Candidatos a la Cámara electos en el departamento del Norte de Santander en 2022

Elaborado por: Línea Democracia y Gobernabilidad. Fundación Paz & Reconciliación (Pares).

Fuente: Registraduría Nacional del Estado Civil


Tabla No. 5: Número de alcaldías obtenidas por partidos, coaliciones y grupos significativos de ciudadanos (G.S.C.) en el departamento de Norte de Santander en elecciones locales de 2019

Elaborado por: Línea Democracia y Gobernabilidad. Fundación Paz & Reconciliación (Pares).

Fuente: Registraduría Nacional del Estado Civil



Panorama electoral para la Gobernación de Norte de Santander


A corte del 29 de julio se hallaban inscritos 8 candidatos a la Gobernación avalados por la Registraduría Nacional. De las anteriores, 1 candidatura fue revocada por el CNE y 1 candidatura está cuestionada dentro del más reciente informe de candidatos cuestionados, publicado por Pares en agosto de 2023. Entre los candidatos más importantes en estas elecciones, están: William Villamizar Laguado, que cuenta con el aval de su movimiento “Por Amor a Nuestra Gente del Norte” y coaval del Partido Liberal, Cambio Radical, el Partido Conservador Colombiano y el Partido de La U; Diego González, avalado por firmas por su Grupo Significativo de Ciudadanos “Los Buenos Somos Más”; Juan Gabriel Bacca, quien cuenta con el aval de su movimiento “Hagamos Empresa, Unidos Ganamos Todos” y tiene coaval de la LIGA –Liga Gobernantes Anticorrupción–; Jhon Edisson Ortega, que posee el aval de la Alianza Verde y coaval de los partidos del Pacto Histórico; José Gregorio Botello, con aval del Nuevo Liberalismo; Marlon Chacón, con aval de Nueva Fuerza Democrática; y Ramón Elí Támara, con aval de Esperanza Democrática.

 

Existe una particularidad en el caso de las mediciones de intención de voto a la Gobernación y es que no existen encuestas confiables para conocer los candidatos con mayores probabilidades de llegar al Palacio de la Cúpula Chata, debido a que la mayoría de las mediciones han sido falsas y han buscado favorecer a ciertos candidatos sobre otros.

 

Tal es el caso de una encuesta desmentida por Colombiacheck, que colocaba a William Villamizar con una intención de voto del 46%, frente a Diego González, a quien lo ubicaban sobre el 4%. La información real a la fecha es que no existe ninguna encuesta pública de ninguna empresa avalada por el Consejo Nacional Electoral que haya hecho una ponderación sobre las candidaturas a la Gobernación del Norte de Santander.


Partiendo de ello, y según fuentes territoriales de la Fundación Paz & Reconciliación (Pares), la percepción del triunfo inminente de William Villamizar es extendida en casi todos los sectores de la población nortesantandereana. Aun cuando el paso del tiempo también ha mermado un poco el caudal electoral de Villamizar (que se contrajo entre 2008 y 2015 en un 22%, pero que se recuperó con la elección de Silvano Serrano en 2019), es indiscutible que sigue siendo el mayor elector del departamento y que sigue controlando amplios sectores de la burocracia departamental con los que puede sostener su caudal político en el tiempo.

 

Sin un competidor fuerte como Juan Carlos García-Herreros (que en 2015 y en 2019 le disputó votos a Villamizar y a su candidato Serrano, y que ahora mismo es tercero en intención de voto en Cúcuta), parece inevitable que Villamizar ocupe por tercera vez su cargo en el Palacio de la Cúpula Chata y complete así casi 2 décadas en el poder en el departamento, ya sea en su figura o en la de otros gobernadores.

 

Villamizar ha movilizado a un sector amplio de la población con los recursos que posee en campaña, lo que genera la sensación de respaldo en la opinión pública. Sin mayores contrincantes, parece que la única candidatura que ha generado ruido frente al triunfo de Villamizar ha sido la de Diego González, exalcalde de Los Patios y exdirector del Instituto Departamental del Deporte —Indenorte—, que proviene del grupo político de Villamizar pero que, sin opciones de crecimiento dentro del mismo clan, se lanzó como independiente por firmas de su movimiento "Los Buenos Somos Más". No obstante, fuentes territoriales de Pares han indicado que, a pesar del reconocimiento que tiene González, en Norte de Santander no le bastaría para poder derrotar la maquinaria y el control clientelar burocrático que tiene Villamizar y su peso en caudal electoral.


Las alternativas en este caso frente a la Gobernación no tienen mucho peso. Aunque Jhon Edisson Ortega obtuvo el aval Verde y el coaval del Pacto Histórico y posee 11 años de experiencia como diputado de la Asamblea Departamental de Norte de Santander, no ha logrado capitalizar los votos de los partidos alternativos en el departamento que, frente a las vicisitudes del Gobierno Petro, se han decantado por apoyar a otras candidaturas minoritarias, que tampoco superan el umbral suficiente para amenazar la posición cómoda de Villamizar.


William Villamizar Laguado


Fuente: Diario La Opinión - laopinion.com.co


El ingeniero civil y político oriundo de Arboledas se lanza para ocupar por un tercer período el cargo de gobernador del departamento de Norte de Santander. Villamizar ya fue electo en el período 2008 - 2011 y 2016 - 2019, sin llegar a terminar su gestión en ambos períodos debido a presuntas irregularidades, primero, en el manejo del Fondo Nacional de Calamidades y posteriormente por irregularidades en un contrato de 11 mil millones de pesos de un programa de bilingüismo que se iba a implementar en el departamento, y que fue adjudicado a una empresa que él mismo creó con autorización de la Asamblea Departamental.


Posterior a su primer gobierno logró consolidar su propio grupo político, con el que ha podido tener incidencia y “gobernar” en cuerpo ajeno, a través de Edgar Díaz (2012-2015) y Silvano Serrano (2020-2023). Del mismo modo, con su influencia y su estructura clientelar ha logrado apoyar a diferentes representantes a la Cámara de distintas denominaciones políticas que hoy son imprescindibles para su clan en el departamento, tanto así que desde 2014 ha apoyado las candidaturas de los representantes Ciro Rodríguez, del Partido Conservador; Wilmer Carrillo, del Partido de La U y Jairo Humberto Cristo, de Cambio Radical, quienes le han retribuido a través de cuotas electorales y recursos.


Villamizar Pinzón posee más de 67 procesos abiertos en la Procuraduría, de los cuales 9 siguen estando activos, del mismo modo que posee 11 procesos activos en la Fiscalía General de la Nación. De aquellos procesos se resalta uno que la Corte Suprema de Justicia reabrió en 2022 frente a un contrato para “el suministro de materiales pétreos para la pavimentación de la red secundaria” y en el que se habrían vulnerado los principios de planeación, transparencia, economía, selección objetiva y responsabilidad en 2009. De ese proceso salió salpicado su secretario de Infraestructura, el hoy representante por el Partido de La U, Wilmer Carrillo, debido al favorecimiento de un financiador de la campaña de Villamizar y cuñado suyo para que se le adjudicara el contrato.


Diego Armando González Toloza


Fuente: RCN Radio


Fue jefe de la oficina de protección y atención al usuario de la Superintendencia del Subsidio Familiar antes de ser candidato a la Alcaldía de Los Patios, avalado por el Partido de La U en 2015, bajo el apoyo del representante Wilmer Carrillo y del entonces gobernador William Villamizar. Posteriormente fue electo para el período 2016-2019 y, tras la salida de su cargo, fue el director del Instituto Departamental de Deportes –Indenorte–. González afronta ahora mismo un proceso de responsabilidad fiscal ante la Contraloría General de Norte de Santander por un presunto detrimento patrimonial de $3.444 millones de pesos durante su gestión como alcalde, de la que no existe aún un fallo, pero que ha llevado a que se realice un embargo preventivo sobre un bien inmueble que el candidato posee.


Aunque González inicialmente poseía el apoyo del Clan Villamizar, con el que logró conseguir la Alcaldía de Los Patios en 2015 y con el que después obtuvo la dirección de Indenorte durante la Gobernación de Silvano Serrano, decidió separarse del mismo y lanzó su candidatura por firmas con su movimiento “Los Buenos Somos Más”, buscando capitalizar el voto de opinión contra un potencial tercer gobierno de Villamizar. González recientemente construyó un acuerdo programático con el candidato de Fuerza Ciudadana a la Alcaldía de Cúcuta, Mario Figueroa, quien llegó al Concejo de la ciudad en 2019 con el apoyo de la maquinaria de Ramiro Suárez, aunque luego fue inhabilitado por la Procuraduría y no ejerció el cargo debido a que su madre era funcionaria pública en el momento de su inscripción como candidato.


Posteriormente, en 2022, Figueroa apoyó las candidaturas liberales al Senado de Alejandro Chacón y la de Wilmer Guerrero en la Cámara.


La candidatura de González fue impugnada ante el CNE debido a que el candidato posee dos registros de nacimiento con nacionalidad distinta, una colombiana y otra venezolana. No obstante, el CNE desestimó los argumentos de la solicitud y ratificó la candidatura de González para la contienda electoral de octubre.

Panorama electoral a la Alcaldía de Cúcuta


Para llegar al Palacio Municipal que alberga la Alcaldía de Cúcuta, existen 16 candidaturas avaladas por la Registraduría Nacional, de las cuales 2 se han retirado de la contienda y 2 aparecen reseñadas en el último informe de candidatos cuestionados, elaborado por Pares en agosto de 2023.

 

La última encuesta que se ha realizado sobre intenciones de voto a la alcaldía de Cúcuta fue elaborada por el Centro Nacional de Consultoría —CNC— en alianza con El Tiempo, y en ella las tres principales candidaturas con opciones para ganar son la de Leonardo Jácome, Jorge Acevedo y Juan Carlos García-Herreros.

 

Las dos primeras candidaturas se ubican en la centroderecha institucional en el espectro, mientras que la candidatura de García-Herreros se ubica a la derecha, lo que indica que la tendencia por votar opciones más moderadas, abierta con la llegada de Yáñezse cierra en este proceso electoral, dispersando los votos de opinión en favorecimiento del voto clientelar que Suárez sigue moviendo en la ciudad. La encuesta tuvo un margen de error del 5,1%, 95% de confianza y encuestó a 372 personas en Cúcuta, entre el 14 y 15 de septiembre de 2023.


Fuente: Centro Nacional de Consultoría –CNC–, tal como aparece en la página eltiempo.com


Entre las candidaturas con mayores opciones y que están moviendo la opinión en la ciudad se encuentran la de Leonardo Jácome, quien se presentó con su movimiento por firmas "Cúcuta Avanza", en coalición con el Partido Cambio Radical, el Partido Liberal y el Partido de La U; Jorge Acevedo, avalado por firmas con su movimiento "Todos por Cúcuta"; Juan Carlos García-Herreros, avalado por el Centro Democrático y con coaval del Movimiento de Salvación Nacional; Emerson Meneses González, avalado por el partido Nueva Fuerza Democrática; Mario Figueroa, avalado por Fuerza Ciudadana; José Luis Mora Castro, avalado por firmas con su movimiento "Nuevas Ideas"; Isaac García Pabón, avalado por el Pacto Histórico; Sergio Andrés Maldonado, avalado por el Partido Alianza Verde y Dignidad & Compromiso; y Blanca Cruz González, la única mujer en la contienda, avalada por el partido Esperanza Democrática.


 

Sin mayores sorpresas, la contienda electoral en Cúcuta parece decantarse entre el actual candidato que apoya Ramiro Suárez y otro candidato que, con el caudal electoral que posee, ha decidido salirse del clan Suárez para intentar probar suerte por tercera ocasión consecutiva. Que tanto Leonardo Jácome como Jorge Acevedo hayan hecho o sigan siendo parte del grupo político del condenado exalcalde habla de la inmensa capacidad clientelar a nivel territorial que posee Ramiro Suárez para seguir manteniéndose en el poder "en cuerpo ajeno".

 

No obstante, fuentes territoriales de Pares han señalado que el poder de Suárez se ha visto mermado tanto por su traslado del hospital Erasmo Meoz hacia la cárcel La Picota de Bogotá —posterior al descubrimiento de bolsas de dinero dentro de su habitación en el hospital, luego de las revelaciones de Daniel Coronell, en las que presuntamente Ramiro Suárez estaba coordinando campañas políticas desde la habitación en la que se encontraba recluido—, como por las amenazas reveladas por Estefanía Colmenares, directora del diario La Opinión, de Cúcuta, en su contra. Del mismo modo, estas fuentes territoriales han señalado que el poder de Ramiro Suárez se ha vuelto frágil con el paso del tiempo, especialmente frente a la incapacidad de derrotar a Jairo Yáñez en 2019 y de obtener suficientes votos para Germán Vargas Lleras en 2018 (en la que la votación se la llevó Iván Duque y Sergio Fajardo). Tanto así se ha reducido su poder, que la candidatura de Leonardo Jácome ha debido ser coavalada por otros partidos tradicionales para sostenerse y tener posibilidades.


Del mismo modo, la incidencia de los partidos alternativos dentro de estas elecciones será, con suerte, marginal frente al peso de las maquinarias de los partidos tradicionales, del apoyo de la maquinaria de Ramiro Suárez y de la incidencia que William Villamizar pueda tener en el proceso electoral de la ciudad.


 

Tanto la candidatura del Pacto Histórico (Isaac García Pabón), como la de Sergio Maldonado (Partido Alianza Verde - Dignidad y Compromiso) se encuentran bastante lejos en la intención de voto y juntos no logran superar el umbral del 3% de apoyo.

 

Según fuentes territoriales de Pares, la inexperiencia, la inexistencia de un discurso fuerte de gestión pública que aterrice las necesidades de los sectores sociales que representan y sin conocimiento administrativo claro del funcionamiento de la Alcaldía, han hecho que estas candidaturas queden rezagadas y no hayan logrado mover a un potencial voto de opinión como el que llevó a Jairo Yáñez a la Alcaldía en 2019.


Frente al resto de candidaturas de partidos considerados "alternativos" y de nacimiento reciente, algunos de ellos han avalado a candidatos que de alguna u otra forma hicieron parte del clan Suárez o del clan Villamizar y que han sido cuotas burocráticas en la ciudad. Tal es el caso de Mario Figueroa, avalado por Fuerza Ciudadana, quien llegó al Concejo de Cúcuta en 2019 con el apoyo del Ramirismo; Blanca Cruz, avalada por Esperanza Democrática, quien fue contralora de Cúcuta en 2016 con el apoyo de César Rojas y quien llegó a ese cargo como ficha de Ramiro Suárez, aunque posteriormente se salió de la red clientelar del clan; o Carlos Rojas, quien apoyó en 2022 al uribista Juan Carlos Capacho a la Cámara y hoy se lanza a la Alcaldía con el aval del Partido Ecologista. Según fuentes territoriales de Pares, algunos de estos partidos novedosos en el departamento responden como "refugios" para candidaturas tradicionales que no tuvieron cabida o no fueron tenidos en cuenta por las casas políticas de la ciudad.


José Leonardo Jácome Carrascal

Fuente: Página oficial de X/Twitter de Leonardo Jácome


El ingeniero civil y exlíder estudiantil de la Universidad Francisco de Paula Santander —UFPS— se lanzó a la Alcaldía de Cúcuta con el apoyo de las grandes maquinarias políticas de la ciudad; de las casas políticas de Juan Carlos García y Alejandro Chacón; de los partidos Liberal, de La U y Conservador, y es ungido de Ramiro Suárez para suceder a Jairo Yáñez. Jácome, con el apoyo del grupo político del exrector de la UFPS, Héctor Parra, y del hoy senador conservador Juan Carlos García, logró obtener en 2015 un lugar en el Concejo de Cúcuta, con 5.365 votos. En las elecciones de 2019 Jácome se reeligió con 9.389 votos. En junio de 2022, como Pares lo había indicado, renunció a su curul para evitar alguna inhabilidad.


Entre los cuestionamientos que rondan a Jácome se encuentra una denuncia ante la fiscalía de 2016, en la que se le acusa de presuntamente plagiar su trabajo de grado, del mismo modo de que en 2019 medios locales de la ciudad revelaron audios donde presuntamente Jácome orquestó toda una red clientelar, generó tráfico de influencias dentro de la UFPS y usó la burocracia de la Universidad a su conveniencia.


Pares también ha documentado en su informe de candidatos cuestionados el papel de Jácome en la presunta irregularidad en la designación de Martín Herrera como personero transitorio del municipio, debido a que fue favorecido y su proceso de selección ignoró a otros candidatos válidos para el cargo.

 

Del mismo modo, cuenta con el total respaldo de Ramiro Suárez, quien presuntamente desde el hospital en el que se encontraba recluido en Cúcuta, organizaba los eventos del candidato y generaba las redes de contacto de la campaña.

 

Jorge Enrique Acevedo Peñalosa

Fuente: Diario La Opinión - laopinion.com.co


El ingeniero industrial de la Universidad Libre, con especialización en finanzas de la Universidad Francisco de Paula Santander —UFPS— y magíster en administración de empresas de la Universidad Nacional Experimental del Táchira ya ha tenido experiencia en la política departamental. Entre 2008 y 2012 fue asesor de los Planes Locales de Desarrollo de la Alcaldía de María Eugenia Riascos, del mismo modo que fue secretario de Desarrollo Social entre 2008 y 2011 y director de Bienestar Social de Cúcuta en la Alcaldía de Donamaris Ramírez (2012-2015). Fue candidato a la Cámara de Representantes por el Centro Democrático en 2014, en la que se quemó con 25.341 votos; fue candidato a la Alcaldía de Cúcuta con el aval de Cambio Radical en 2015, en la que quedó segundo con 87.172 votos, y en el proceso electoral de 2019, de nuevo con aval de Cambio Radical y con apoyo del Partido de La U, quedó electo como concejal por estatuto de oposición, tras haber quedado segundo, de nuevo, en la carrera por la Alcaldía, al haber obtenido 90.616 votos y haberse ubicado por debajo del candidato verde Jairo Yáñez. Distanciado abiertamente de Ramiro Suárez y sin haber ejercido oposición real a la Alcaldía de Yáñez, Acevedo se lanzó con su movimiento por firmas "Todos por Cúcuta" y es la segunda opción para los votantes, según las últimas encuestas.


Entre los cuestionamientos que rondan a Acevedo se encuentra una presunta financiación de su campaña a la alcaldía en 2015 por parte del narcotraficante Jensy Miranda, del mismo modo que se le cuestiona el apoyo que recibió de Ramiro Suárez para aspirar a la Alcaldía de la ciudad en 2019. Igualmente, su hermano, Carlos Acevedo, ha sido señalado por presuntamente hacer parte del carrusel de docentes que se han beneficiado de incrementos de salario de manera irregular a través de publicaciones en revistas "depredadoras" en la Universidad Francisco de Paula Santander, como Pares lo reseñó en febrero de este año.



 

Comentarios


bottom of page