Mario Montoya, el general que exigía ríos de sangre

Por: Laura Cano, periodista Pares.


Treinta y nueve años fue el tiempo que estuvo Mario Montoya en el Ejército Nacional de Colombia (1969 – 2008. En esos años pasó por varios puntos del país a través de sus cargos; Cúcuta, Villavicencio, El Bagre, Santa Marta y Arauca. Fue Comandante de Compañía del Grupo de Caballería No. 5, del Batallón de Inteligencia No. 4, de la Escuela de Caballería del Comando Operativo No 9, de la Brigada No 18, del Conjunto No 1 del Caribe, en el Batallón de Inteligencia del Ejército y de la Fuerza de Tarea Conjunta del Sur. Además, fue comandante de la Brigada IV del Ejército en Medellín desde 2001 hasta 2003, esto precedido por su comandancia en el Batallón Antinarcóticos del Ejército en Caquetá en la que fue nombrado en el 2000.


Hoy, Mario Montoya es uno de los hombres que hizo parte de esta Institución con más cuestionamientos, y también por quienes muchos piden celeridad en la justicia y los procesos necesarios para que la verdad y la reparación a las víctimas de la gestión castrense de Montoya sea una realidad, ojalá cercana.


El héroe de Uribe


Los años en los que el ‘prestigio’ militar de Montoya creció y en el que más honores militares adornaron su uniforme, fue justamente en el primer periodo de presidencia de Álvaro Uribe Vélez, en el que la Seguridad Democrática fue la bandera del accionar tanto del Ejército, como del expresidente (2002-2006).