Este sería el nuevo Congreso

Por: Esteban Salazar.

Coordinador Línea de Investigación Democracia y Gobernabilidad. @estebanalitic.


La elección del próximo Congreso es un enigma completo. Sin embargo, hay 4 factores que vaticinan un cambio. Tal vez no será tan alto como el que muchos esperan, pero sí parece ser significativo.


Primero, desde la firma del Acuerdo de Paz, la democracia plebiscitaria y polarizada que puso a Iván Duque en el poder se ha ido desgastando a nivel institucional. El fin de la guerrilla de las FARC, gracias al Acuerdo de Paz, es un hecho, a pesar de los incumplimientos. Segundo, la llegada de gobiernos alternativos en 2019 en las 10 primeras capitales del país, y en algunos departamentos, aportó la cuota inicial de un cambio en el electorado. Tercero, la pandemia catalizó la compleja situación económica del país en un estallido social sin precedentes. Y cuarto, el país ha entrado en el posuribismo, con la decadencia de su máximo líder, su partido y los deficientes resultados de Duque en el bastión de la seguridad.


Todos estos ingredientes hacen parte de la receta de un cambio. A estos hay que agregar un empujón que ha dado la justicia de forma sigilosa, pero eficiente: la decadencia de los Clanes políticos, en casos como el de los Aguilar en Santander, tras la captura del exsenador Richard Aguilar; los Gnecco con los procesos contra el gobernador Monsalvo Gnecco; y los Char, tras el escándalo destapado por Aída Merlano.


A su vez, esto tiene un impacto en el electorado y la reacomodación de las fuerzas políticas. Las izquierdas, congregadas en partidos alternativos, emergentes y progresistas, le han salido al paso a esta coyuntura con una estrategia menos audaz de lo que se esperaba, pero haciendo la tarea.

Sin duda, las presidenciales han tenido un impacto en las legislativas. Esto, debido a la conformación de las coaliciones, las disputas y los escándalos; pero el cambio más importante se materializará en la composición del Congreso. Por esta razón, más allá de los cálculos estadísticos -que son importantes, pero insuficientes-, este ejercicio es apenas especulativo, combinando análisis cuantitativo y cualitativo sobre las dinámicas territoriales y las candidaturas del que sería el nuevo Congreso.


Un monstruo de 296 cabezas


El próximo Congreso de Colombia estará conformado por 296 curules distribuidas de la siguiente manera:

  • 107 senadores y senadoras elegidos el 13 de marzo, y una (1) curul adicional en Senado reservada, según el estatuto de la oposición, al candidato presidencial que resulte segundo en la elección.


Elaboración: Fundación Paz & Reconciliación (Pares)

  • 187 representantes a la Cámara elegidos el 13 de marzo, y una (1) curul adicional en Cámara de representantes reservada, según el estatuto de la oposición, al candidato vicepresidencial que resulte segundo en la elección. Cabe resaltar que esta será la primera vez en la que se escogerán 16 curules en las Circunscripciones Transitorias Especiales de Paz (CITREP).


Cámara de Representantes - Total Departamental

Elaboración: Fundación Paz & Reconciliación (Pares)

Cámara de Representantes - Total Circunscripciones Especiales

Elaboración: Fundación Paz & Reconciliación (Pares)

Cámara de Representantes - Total CITREP

Elaboración: Fundación Paz & Reconciliación (Pares)

Son una cantidad considerable de curules, pero lo son más las candidaturas: 2.835 para 2022. Apenas uno (1) de cada 10 candidatos que se presentaron lograrán llegar al Congreso. Para el caso de Senado, se presentaron 16 listas, con 912 candidatos que compiten por las 105 curules nacionales; y 9 listas, con 22 candidatos que compiten por las 2 curules indígenas.


Para el caso de Cámara de Representantes, se presentaron 314 listas y 1901 candidatos. Cabe resaltar que, para el caso de Cámara, hay que tomar por separado las listas a nivel departamental (58 listas y 1.335 candidatos); las listas para las curules afro (48 listas y 129 candidatos); las listas para la curul en el exterior (10 listas y 22 candidatos), las listas para la curul indígena (7 listas y 12 candidatos); y las listas para las 16 curules CITREP (202 listas y 403 candidatos).


Los umbrales y los cálculos


Teniendo en cuenta los factores que impulsan el potencial cambio, el complejo nivel de factores asociados a la dinámica electoral, así como la frenética coyuntura nacional e internacional, este ejercicio se centrará en la composición de Senado, teniendo en cuenta que es un escenario representativo para otorgar la personería jurídica a un partido o movimiento. La personería jurídica radica en la posibilidad de que se mantenga u obtenga el estatus de partido, con la posibilidad de otorgar avales, acceder a financiación estatal y participar en elecciones durante 4 años.

Para esto, cada partido que presentó listas deberá obtener una votación no inferior al tres por ciento (3%) de los votos emitidos válidamente (votos de todos los partidos más votos en blanco) en el territorio nacional en elecciones de Cámara de Representantes o Senado. Pero no se podrán sumar votos de Cámara y Senado.


Dicho de otra forma, cada partido deberá superar un umbral de votación mínima para alcanzar a una curul y a la personería jurídica. Para el caso de Senado, el cálculo aproximado es el siguiente: en 2018 el censo electoral estuvo en 36.493.318 personas habilitadas para votar. En efecto, el día de las elecciones participaron 17.818.185 personas (48,82%), de las cuales: 14.474.450 votaron por una lista o partido, 835.445 votaron en blanco, 1.137.133 fueron votos anulados y 871.444 fueron votos no marcados.


Para efectos de los votos válidos, solamente se tienen en cuenta los votos por lista o partido más los votos en blanco, lo que en 2018 equivalió a 15.211.916 votos. Con estos se calcula el 3% -que es el umbral-: 456.357. Estos fueron los votos mínimos exigidos en 2018 para pasar el umbral y alcanzar una curul en Senado.


Fundamentalmente, de esto depende que un partido logre obtener la personería jurídica. Luego, por medio de otro cálculo -el de la cifra repartidora-, se asignan las curules. La cual, según estos cálculos, estaría por el orden de los 159.090 votos.


Retomando el análisis del umbral para 2022, si se tienen en cuenta las últimas 3 elecciones a Congreso, para este año el umbral estaría aproximadamente en 552 mil votos y los votos válidos estarían por el orden de los 18.406.418, con un censo electoral de 38.819.901 posibles votantes.

Elaboración: Fundación Paz & Reconciliación (Pares)

El Oráculo


En ese sentido, las apuestas para Senado estarían de la siguiente manera: si los votos válidos se componen de votos por lista o partido más los votos en blanco, para dar un cálculo aproximado más exacto, habría que descontar los votos en blanco, para poder asignar los votos que obtendría cada partido y la cantidad de curules posibles.


Así pues, teniendo en cuenta un incremento de los votos en blanco de 2014 (746.659) y 2018 (835.445) del 12%, para 2022 los votos en blanco podrían estar por el orden de los 935.698 votos. Lo que se traduce en que la repartición de votos por partidos será, aproximadamente, de 17.470.720 votos.


Escenarios

  • Eso plantea, por lo menos, tres escenarios de aproximación a los resultados y posible conformación del Senado. En el primer escenario, 9 partidos y coaliciones pasarían el umbral. El de mayor votación y curules sería el Pacto Histórico, dada la fuerza que ha tenido su lista y el impulso de Gustavo Petro en las encuestas. Por su parte, el partido Conservador, la Coalición Centro Esperanza y partido Verde y los cristianos Mira y Justa Libres, mantendrían una participación similar a la que ostentan actualmente por cada partido.

Los grandes perdedores serán el Centro Democrático, el partido de la U y Cambio Radical, quienes han entrado en desgracia por las capturas, los escándalos y los problemas a nivel territorial de mantener sus estructuras. En cualquier escenario se están jugando su supervivencia. En menor medida, se calcula que el partido Liberal, ante las divisiones de su bancada actual entre Alejandro Gaviria, Gustavo Petro y César Gaviria, podrían reducir parcialmente su bancada.

Finalmente, el Nuevo Liberalismo sería el único partido nuevo que entraría, teniendo en cuenta que en Bogotá Carlos Fernando Galán logró una votación importante, cuentan con una lista importante al Senado y una campaña con mayores recursos que las demás listas nuevas.

Escenario 1 Partido Curules Estimadas Pacto Histórico 17 Partido Conservador Colombiano 14 Partido Centro Democrático 13 Partido Liberal Colombiano 12 Partido Cambio Radical 11 Coalición Alianza Verde Y Centro Esperanza 10 Coalición Mira Y Colombia Justa Libres 8 Partido De La U 8 Nuevo Liberalismo 7

Elaboración: Fundación Paz & Reconciliación (Pares)

Elaboración: Fundación Paz & Reconciliación (Pares)

  • El segundo escenario se diferencia parcialmente del primero por la inclusión del movimiento Fuerza Ciudadana, teniendo en cuenta que logre superar el umbral. En este escenario se calcula que tendría que superar notablemente el umbral para llegar a ocupar, al menos, 3 o 4 curules en Senado. Esto significaría una reducción en las curules de partidos como Centro Democrático, Coalición Mira y Justa Libres, partido de La U y Nuevo Liberalismo.

Se establece en este orden, toda vez que, luego del Nuevo Liberalismo, esta lista sería la que tendría mayores probabilidades de resultar elegida, teniendo en cuenta la fuerza política que acompaña la lista en Magdalena, el ejercicio realizado por Carlos Caicedo en 2018 en la consulta con Gustavo Petro y la relevancia de las personas que encabezan la lista.

Elaboración: Fundación Paz & Reconciliación (Pares)

  • En el tercer escenario, y el que podría marcar una sorpresa para la composición del Congreso, además del incremento de curules en partidos alternativos y coaliciones como ya se mencionó anteriormente, sería en el que Estamos Listas lograra superar el umbral y poner, al menos, 3 senadoras. El reconocimiento a este valioso ejercicio para la democracia, ampliando la representación de movimientos feministas está atravesado por una compleja dinámica electoral y un umbral alto, sobre el cual se requiere un amplio esfuerzo para alcanzar esta votación mínima. Sin embargo, el ejercicio realizado en las elecciones de 2019 cuando obtuvieron una curul en el Concejo de Medellín es una muestra de que podrían ser la gran sorpresa.

Para este caso, en el que pasarían el umbral Estamos Listas y Fuerza Ciudadana; el partido Conservador, Cambio Radical y el Pacto Histórico perderían una curul cada uno.


Elaboración: Fundación Paz & Reconciliación (Pares)

El país va a cambiar. El Congreso va a cambiar. Tal vez no a los ritmos que se espera, pero tener apuestas como las de Estamos Listas, la llegada de nuevas caras al Congreso, de jóvenes y mujeres, son fenómenos que requieren análisis más extensos, que se harán en una próxima entrega.