top of page

El desprecio del gobernador de Antioquia por los muchachos que se parten el lomo estudiando en la Universidad de Antioquia

Por: Redacción de Pares


Fotos tomadas de: El Colombiano


El gobernador de Antioquia, Andrés Julián Rendón, desató una polémica al cuestionar en sus redes sociales que más de dos mil alumnos lleven entre 14 y 34 semestres sin haber podido graduarse. Algunos medios afirmaron que la eternización de esas carreras por parte de los estudiantes se debía a la posibilidad que integraran grupos políticos o, directamente, milicias urbanas, una de las tesis que el gobernador insinuó. El señalamiento fue rápidamente contraatacado con hechos fácticos desde redes sociales. Si existe un estudiantado que ha tenido que luchar contra la corriente han sido los miembros que pertenecen a la comunidad de la Universidad de Antioquia.


En los años noventa el estudiantado padeció el mal del paramilitarismo. Este hecho ha sido documentado en varios estudios. Leyder Perdomo, profesor de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas, le dedicó buena parte de su vida a investigar sobre esto.  El estudio, que cubre treinta años de historia, se titula Sobre una empresa de dolor y fracaso: agresión del paramilitarismo contra la democracia estudiantil en los años 90. Se documentaron 17 acciones que vulneraron a 224 estudiantes. En la universidad la amenaza era constante, se traducía en panfletos o señalamientos. Algunos de estos ataques vinieron de manera directa de agentes del Estado. Hubo 16 casos de tortura, desalojos y al menos una desaparición forzada. Entre las amenazas hubo un grupo que desplegó varios panfletos y que se hacía llamar Autodefensas de la Universidad de Antioquia. El peor de todos los actos fue el asesinato del estudiante de filosofía Gustavo Marulanda, perpetrado por dos sicarios. El comandante Ever Velosa, "alias HH" reconocería en el 2007 que él dio la orden. A finales de la década además la Universidad vivió el asedio del Bloque Metro, dirigido por el temible paramilitar Doble Cero, y poco después por los hombres de Don Berna.


Los paros en la Universidad de Antioquia han sido históricos y han provocado cierres que han retrasado semestres como sucede en casi todas las universidades públicas del país. Ante el trino del gobernador se han dado explicaciones desde los datos. En promedio una persona demora 16 semestres en graduarse. Un profesor de la U de Antioquia, cuyo nombre pidió no ser divulgado, afirma que este alargamiento de las carreras no tiene nada que ver con pertenecer a grupos políticos sino a que “hay estudiantes que entran muy jóvenes y deciden cambiar de carrera. Están los problemas socioeconómicos. La U de Antioquia le da posibilidades de estudiar a muchachos de estratos bajos que, muchos de ellos, deben trabajar para mantener sus estudios”. Se estima que el 92% de los estudiantes de la U de Antioquia pertenecen a estratos 1 y 2.


En redes sociales existe un fuerte rechazo contra las declaraciones estigmatizantes del gobernador incluso le piden que, si va a criticar, es hora de invertir en infraestructura, crear, por ejemplo, residencias universitarias para los estudiantes que llegan de otras partes a cursar sus carreras. Otro de los datos que evidencia el abandono de la política departamental son los recursos. En el 2019 apenas llegaron al 4%. Otra fuente cercana a la universidad explica esta situación. “Las gobernaciones, al estar supeditadas al estado, aportan muy poco. A veces deciden entregar bienes como parte de las contribuciones. Un terreno, un edificio que no necesiten”.


En los últimos años, gracias a la mano del presidente Petro y del alcalde de Medellín, Daniel Quintero, las intromisiones de la fuerza pública dentro de la Universidad han sido mínimos. Esto cambió con la victoria en las elecciones de octubre de Julián Rendón. “Su visión guerrerista, en consonancia con el Centro Democrático y sus promesas, le ha declarado la guerra a la universidad pública en su búsqueda de optimizar la seguridad. Afirmó que todas las plazas públicas serán controladas. En esto incluye los terrenos de la U de Antioquia”. La inferencia del gobernador también tendría que ver con la próxima elección del rector en donde Rendón espera meter alguna de sus fichas.


No la tendrá fácil. Desde redes sociales el movimiento estudiantil anuncia una resistencia a la estigmatización y a los ataques. Todo parece indicar que volverán las protestas, los bloqueos, la lucha del movimiento estudiantil.

5 Comments


Woodenuknow07
Feb 06

Wood is a timeless material that exudes natural beauty and warmth. At WoodenUknow, we celebrate the inherent beauty of wood in all its forms. From the rich grain patterns to the unique textures, each piece showcases the natural characteristics of the wood. We believe that this natural beauty adds a sense of warmth and authenticity to any space, creating a connection to nature in your home.

Like

rodrigogutierrez103m
Feb 03

Hay mucha gente con ganas de hacer tan siquiera cuatro semestre y no hay cupos

Like

jotae66
Feb 02

Lamentable hasta dónde ha llegado el servilismo y la ceguera política... Básicamente dos comentarios: 1. Les parece a ustedes, señores, dueños de la verdad y de la justicia, que una persona casi adulto mayor, lleve veintitantos semestres en la U? Eso es lógico, es válido en una sociedad que requiere cupos y aprovechamiento? 2. Esta amenaza que le envían al pueblo colombiano, independientemente del partido político y de la pugna política que ustedes abanderan, les parece válida? Nos amenazan con acabar con todo, porque hay quienes no están de acuerdo que unas personas que --todos sabemos la dinámica en las universidades-- llevan semestres y semestres adoctrinando y ejerciendo influencia política? Esta corporación está perdiendo el norte... es ahora la tribuna…


Like

sasagonzalez
Feb 02

Dejen de romantizar y denle paso a los jóvenes que si quieren estudiar

Like
gbedoya57
Feb 04
Replying to

Yo fui estudiante de la udea de los años 80 y 90 de la udea. La universidad, al igual que el país vivía en medio de la zozobra de violencia y olor a muerte en los rincones del Alma Mater. Las posiciones radicales y el extremismo de grupos tanto guerrilleros cómo del paramilitarismo frenaron la academia en esta época. Había compañeros que su único afán era tratar de imponer una ideología política. No importaba la academia. La universidad era laxa en cuanto a matrícula de materias y en cuanto a cambios de carreras. Pero el que quería salir adelante y graduarse lo hacía. En un tiempo de ocho a nueve años. Según lo vivencié.

Like
bottom of page