El clan Char: una fábrica de negocios y polítiquería

Por: Laura Cano, periodista Pares.


De origen sirio-libanés a convertirse en el poder más estable de la Costa Atlántica: Los Char, una familia que ha sabido mover las fichas económicas y políticas para dominar una clase dirigente en la que están a punto de poner un presidente: Alejandro Char. Una breve línea del tiempo muestra cómo Ricardo Char, padre de Fuad y abuelo de Alejandro, con tan solo 26 años, en 1926, llega a Colombia, exactamente a Lorica, para armar todo un monopolio económico, que luego saltaría a la política, hasta convertirse en un clan salpicado hoy por toda una red de corrupción.


Iniciaron con un negocio de las joyas. Luego se hicieron dueños de un almacén en Barranquilla llamado, para ese momento, El Olímpico (1955), convertido desde 1988 hasta hoy en Supertiendas Olímpica, conglomerado que dio sus primeros pasos en 1956 cuando Fuad lanzó la droguería Olímpica No.2, aprovechando los estudios que había hecho en esa ciencia en la Escuela de Cadetes.

Para ese entonces Fuad tenía 17 años y las tiendas ya eran conocidas por su slogan: “la que más barato vende”, lema que cumplieron con el empeño de Fuad y que hoy las mantiene vigentes con un ingreso de ventas de 5,7 billones de pesos, dinero registrado en 2017.


Así, los Char fueron ampliando su horizonte económico adentrándose en los negocios a través de varias empresas que han permanecido vigentes y que les han dado capital para ser los Char que hoy son, por una parte, se hicieron dueños Radio Regalos en 1968, emisora que dio base a la Organización Radial Olímpica, hoy una de las emisoras más reconocidas y con mayor presencia en el país; en total están en 17 ciudades y tienen 30 emisoras.