Buscar

Disidencias las Farc se atribuyen acciones en Norte de Santander

Por: Laura Cano

Periodista – Pares

El pasado 26 de junio se conoció que en la ciudad de Cúcuta se había cometido un atentado contra el presidente Iván Duque mientras se trasladaba, junto con otros funcionarios, entre Sardinata y la capital nortesantandereana (zonas en las que se encontraba desarrollando compromisos relacionados con la agenda presidencial). Solo unos días antes se había perpetrado un atentado contra la sede de la Trigésima Brigada del Ejército, ubicada en Cúcuta. En este hecho, ocurrido el 15 de junio, hubo un saldo de 36 personas heridas.

Sobre estos casos y otra serie de hechos que ocurrieron en esta región, se adelantaron varias acciones que incluso habían llevado a la captura de varias personas, entre ellas la de algunas que pertenecían al ‘Frente 33’ de las disidencias de las FARC, así como la de un exmilitar, Andrés Fernando Medina, y la de un funcionario de la Unidad Nacional de Protección. Sobre el exmilitar hay que decir que la Fiscalía lo señala de planear el accionar contra el presidente Duque y, también, de haber ingresado la camioneta con explosivos a la instalación militar.

Si bien, como se mencionó anteriormente, ya se había asociado al ‘Frente 33’ de las disidencias con esta serie de hechos que venían ocurriendo, fue hasta el pasado 24 de julio cuando el grupo armado, más exactamente el ‘Bloque Magdalena Medio’, se atribuyó tanto los dos hechos mencionados como el ataque a la patrulla de la Policía Metropolitana de Cúcuta, en el barrio Cerro Pico. Este hecho ocurrió días después de lo sucedido en la Brigada 30, de los hostigamientos a bases militares en Teorama, Hacarí y otros municipios de Norte de Santander, y de los golpes a infraestructuras de empresas mineras, entre otros sucesos violentos.

Esta responsabilidad la asumieron a través de un video en el que, además, se refirieron a otros temas e hicieron varios llamados al Estado. Entre estos, se pronunciaron sobre los más recientes anuncios del Gobierno sobre sus avances y las recompensas que están dando para la captura de los integrantes de este grupo: “No le mientan al país haciendo creer que tienen todo bajo control, cuando los problemas sociales son muchos más. Esas recompensas la podrían invertir en desarrollo, proyectos productivos, educación, vivienda y salud, y lo que nosotros gastamos en nuestra defensa también podríamos invertirlo en temas favorables para el pueblo».

Adicionalmente, afirmaron: «nuestro único interés es hacer de las FARC-EP una alternativa del país donde se sientan representadas las mayorías. No estamos pensando en vivir 50 años matándonos entre pobres, tampoco pretendemos quedarnos toda la vida en las montañas. Nuestra meta es materializar el sueño de Manuel Marulanda Vélez, nos sentimos orgullosos de ser continuadores de su legado. (…) Al pueblo colombiano los invitamos a reflexionar y a darse cuenta dónde están los problemas y quien es el responsable de la violencia en el país. Con toda confianza pueden darse a la tarea de conocernos y ser ustedes mismos quienes nos juzguen si en algo estamos fallando».

Por otra parte, hicieron referencia a otros de los grupos que hacen presencia en Norte de Santander. Por ejemplo, sobre el ELN dijeron: “A los compañeros del ELN, los cuales hoy vemos como nuestros hermanos estratégicos porque su proyección de país va mucho más allá de un acuerdo de paz: nosotros no somos el problema del país, los guerrilleros de las FARC-EP somos producto de la necesidad debido a las injusticias, el paramilitarismo, los falsos positivos, el abandono estatal, la falta de educación y empleo, el saqueo de los recursos naturales, y el aumento de la guerra, entendiendo que la paz no solo es el silencio de los fusiles».

Sobre esa posible relación entre las disidencias de las FARC y el ELN, en esta zona del país, nos habló el asesor de la Línea de Investigación de Conflicto, Paz y Posconflicto, de la Fundación Paz & Reconciliación (Pares), Luis Eduardo Celis: “Estas son fuerzas que se conocen de mucho tiempo atrás: han compartido un territorio, han tenido diálogos políticos, han tenido colaboraciones en ciertos momentos. En otros momentos han tenido disputas, pero un mensaje de este tipo, como el que dicen los disidentes, significa que hay un ánimo de coordinación y de acción conjunta. Eso todavía está por verse, tendría que la dirección del ELN dar ese paso y acercarse a las disidencias, pues hasta el momento no ha habido ningún hecho formal de alianza o colaboración explícita. También yo creo que el ELN está calculando si eso le conviene políticamente o no”.

Las respuestas del Gobierno

En medio de esto no se hicieron esperar las respuestas del Gobierno, que de nuevo acudió a un discurso ya conocido: que toda esta situación se ha estado cocinando en territorio venezolano. Además, a través de Twitter, Iván Duque afirmó: «Los terroristas que graban videos tartarinescos desde Venezuela para mimetizar su cobardía ya saben de los golpes que les hemos asestado y les seguiremos asestando. No nos intimidan ni nos amedrentan. Seguirán cayendo ante la contundencia de la fuerza pública».


Hay que recordar que incluso desde cuando se había dado captura a los presuntos implicados en los hechos, el ministro de Defensa, Diego Molano, había afirmado que “Este atentado fue planeado desde Venezuela. Es necesario hacer una reflexión en la comunidad internacional sobre cómo el régimen de Maduro sigue albergando terroristas desde donde se planean ataques contra la institucionalidad colombiana”.

“Sabemos desde tiempo atrás que los irregulares colombianos se protegen en Venezuela. Estos hechos gravísimos del ataque a la Brigada y al helicóptero presidencial son de mucha gravedad por lo que significan políticamente, y sobre esto Iván Duque acusa al Gobierno venezolano de ser cómplice de los irregulares colombianos y en particular de las guerrillas. Yo creo que eso es una verdad, o sea, es una verdad que el Gobierno venezolano es complaciente, pero el Gobierno Nacional no tiene razón en pensar que el mecanismo para superar eso es la denuncia internacional. El mecanismo, más bien, es la cooperación diplomática y política para lograr, por ejemplo, un acuerdo de paz con el ELN y para volver a encauzar un sometimiento de las disidencias de las FARC. El presidente acierta en el diagnóstico y se equivoca en la estrategia”, analizó Luis Eduardo Celis.

Por otro lado, vale la pena señalar que el departamento de Norte de Santander es una de las zonas fronterizas del país, y esto implica unas dinámicas particulares que no hay que perder de vista. Como mencionaba hace algunas semanas el investigador regional de Pares en Catatumbo, Cristian Mauricio Peña, “El cierre de la frontera y el congelamiento de las relaciones con el gobierno de Venezuela ha llevado a que grupos armados ilegales mantengan el control de los pasos irregulares fronterizos o trochas. Esto lo han logrado a partir del relacionamiento con estructuras criminales y/o narcotraficantes de procedencia o nexos internacionales. Un ejemplo de ello son los grupos mexicanos que apoyan las dinámicas de estos grupos armados que hacen presencia en la región” (Te podría interesar: Atentado contra el presidente Iván Duque en Norte de Santander: Una zona en alerta).

Por otra parte, hay que recordar que en esta zona no solamente tienen presencia grupos guerrilleros, sino que por las dinámicas de zona fronteriza también tienen accionar grupos como ‘Los Rastrojos’, el ‘Cartel de Sinaloa’, ‘Jalisco Nueva Generación’ y el ‘Tren de Aragua’. En total, habría cerca de 37 grupos disputandose el poder en esta zona. Los repertorios de violencia de estas organizaciones criminales incluyen: desplazamiento forzado, amenazas, masacres, descuartizamientos, homicidios y desapariciones forzadas, así como violencia sexual y explotación, sobre todo en los pasos irregulares que hay para pasar de un país a otro (Te podría interesar: Retratos del abandono en la frontera colombo-venezolana: una reflexión sobre la población y el territorio).

Este panorama muestra que, más allá de las soluciones guerreristas, esta zona necesita acciones estructurales que atiendan a lo complejo del contexto y de las dinámicas de violencia que se han venido agudizando.


Mapa de presencia de Estructuras Armadas Ilegales (EAI) en frontera colombo-venezolana. Tomado de: Fundación Paz & Reconciliación.