Asesinan a líder juvenil de la comuna 8 de Medellín

Por: Sergio Saavedra. Redacción Pares


Bajo la idea de que “La Sierra es otro cuento” el grupo juvenil ‘Kódigo 8 Jts’ del barrio La Sierra —comuna ocho de Medellín— le ha venido apostando a la música y a la cultura para hacerle frente a la violencia y a los imaginarios que estigmatizan a los y las jóvenes del territorio. Sin embargo, el pasado 18 de agosto uno de los integrantes de la iniciativa fue asesinado en la capital antioqueña. Se trata de Anderson Pino, un reconocido cantante urbano y líder del barrio La Sierra donde, paradójicamente, fue encontrado muerto.


A pesar de la violencia, el barrio La Sierra —desde 2009— ha contado con esfuerzos como los del grupo Juvenil Kódigo 8. Esta iniciativa ha buscado reconstruir el tejido social a partir de la formación en música de percusión, ritmos del pacífico, chirimía y la música urbana como el hip hop; para que desde esta forma se auspicien alternativas para los y las jóvenes, como también para establecer un fortalecimiento de conocimientos, aprendizajes y saberes conjuntos para mantener liderazgos en la comuna 8.


“Para los que no están”


Justamente, para el mes de junio, la iniciativa realizó una actividad de graffiti en el barrio en el que lanzaron el mensaje de que otro cuento es posible. “Por su gente, por sus deportistas, artistas, por su tenacidad, por sus ganas de salir adelante, por su superación, por creer que se puede, por su lucha. Por ser el barrio donde nacimos y crecimos. Es otro cuento para los que están y para los que no están. Momentos vividos, recuerdos, eso y más; es La Sierra es, otro cuento. Es mi barrio, nuestro barrio”, fue el mensaje del grupo Juvenil KÓDIGO 8 JTS, Jóvenes trabajando por La Sierra Comuna 8 Medellín.


Dos meses después, la iniciativa juvenil se encuentra con el asesinato de Anderson, un hecho que resquebraja el tejido que han venido fortaleciendo los y las jóvenes. Según versiones preliminares, patrulleros de la policía lo encontraron en las horas de la mañana —a eso de las 7:00 a.m.— con seis heridas de arma blanca y sin documentos.


Por esta razón, las autoridades habían sido registrado como NN; sin embargo, la comunidad del barrio La Sierra la que se encargó de denunciar que la víctima era Anderson, alguien del barrio. De ahí, los habitantes de la Sierra han emprendido una labor para establecer lo sucedido alrededor del asesinato del joven de 24 años.


El grupo juvenil sigue su apuesta por un trabajo conjunto que permita la articulación de la comunidad, las JAC, JAL, corporaciones e iniciativas comunitarias, grupos juveniles, parroquias y espacios pedagógicos. Sus actividades están dirigidas desde y para la gente del barrio, a partir de eventos culturales, espacios de formación en ritmos del pacífico, música urbana, lunadas artísticas y toques.


De esta forma, Kódigo 8 continúa con el fortalecimiento de procesos juveniles y comunitarios en diálogo con la cultura y el enfoque poblacional de los y las jóvenes de la comunidad.


La violencia intenta imponerse en Medellín


Según Eliécer Camacho, comandante de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá, Anderson no tenía denuncias por amenazas en su contra. Asimismo, Camacho señaló que las autoridades siguen adelantando investigaciones que den con los responsables, y actuarán de manera conjunta con un equipo de la Sijín, según el mismo Camacho.


El panorama preocupa, debido a que, según el Sistema de Información Estadístico, Delincuencial Contravencional y Operativo de la Policía Nacional, en Medellín; han sido asesinadas 390 personas entre el periodo del 1 de enero a 31 de julio de 2019. Además, del total de los asesinatos; 237 fueron victimas que se encontraban en un rango de edad entre 14 a 30 años.


Frente a esta situación de la capital del departamento de Antioquia, hay mucha resistencia desde las comunidades al plan de maniobra del alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez. Según ellos, la violencia contra los y las jóvenes en la ciudad está latente, así como la vinculación de estos a grupos ilegales.


De hecho, hace 10 meses —octubre de 2018— el alcalde Gutiérrez, en el marco de un Consejo de Seguridad con el presidente Iván Duque, señaló que apoyaría la presencia del Ejército en barrios como Altavista, Robledo o en la Comuna 13. Hecho que desató polémica.


En la intención de abordar el tema de seguridad, el alcalde de Medellín ha declinado en favor de estas propuestas que, en su momento, Gutiérrez señaló que «No es cierto que Medellín esté militarizada, lo que hay es un apoyo interagencial, es una asistencia militar con patrullajes mixtos. Los que se tienen que ir de los barrios son los delincuentes, no la fuerza pública, ese es el tema de fondo».


El debate de la seguridad de Medellín aún suscita muchos matices debido a que en los barrios hay muchas iniciativas que velan por la protección de los derechos humanos. De hecho, frente a la polémica propuesta de Gutiérrez, la Oficina de Derechos Humanos de la ONU pidió la salida del Ejército de las comunas de la ciudad.


De esta forma, las comunidades esperan que las autoridades prevengan asesinatos como los de Anderson; pero en el marco de la defensa de la vida y de los derechos humanos.