2018, un año nefasto para los defensores en Colombia