«Uribe debe entender que no está por encima de la ley»