top of page

Nadar contra corriente: situación de violencia en contra de lideresas y defensoras de derechos humanos.

Por: LíneaPaz Territorial y Derechos Humanos




Hay que tener coraje para ser lideresa social en Colombia. Según un reporte de ODEVIDA entre el 2022 y marzo del 2024 fueron asesinadas 42, toda una cachetada a un gobierno que se propuso protegerlas. Sin embargo, la cifra más alta de lideresas asesinadas fue el 2020, en pleno gobierno de Iván Duque, con un promedio de 2.8 homicidios al mes. Y eso que estábamos encerrado por la cuarentena. Esto permitió el control y la presencia de grupos armados en los territorios dando espacio al cometimiento de acciones violentas por parte de los mismos.


Desde el año 2019 hasta el 5 de marzo de 2024, se ha registrado el asesinato de 125 lideresas en Colombia. Este recuento incluye 22 casos en 2019, 34 en 2020, 28 en 2021, 14 en 2022, 27 casos en el 2023 y un caso adicional durante los dos primeros meses del año 2024.

Todos los asesinatos duelen, pero algunos tienen un nivel simbólico más fuerte como el de la Mayora Rosalía Quinaguas Dagua, miembro del CRIC, a quien mataron junto con su esposo, Sabedor Marcelino Dagua Baicue. Las continuas confrontaciones entre grupos armados como el frente Dagoberto Ramos del EMC contra el ELN en municipios con cultivos de coca o arroz como Silvia, Toribío, Miranda, Caloto, Caldono, y Corinto, en el Cauca; y Florida y Pradera en el Valle del Cauca, han puesto en riesgo a los líderes, encerrados en esa confrontación.


En Norte de Santander la expansión de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia en el municipio de el Zulia, las disidencias de las FARC, fortalecidas en zonas como Sardinata, Bucarasica y el Zulia, podrían explicar que, en el primer semestre del 2023, este departamento presentó 12 casos de feminicidios. Según Medicina Legal entre los meses de enero y mayo del 2023 se presentaron 63 casos de violencia intrafamiliar en el departamento. A la lideresa Diana Carolina Rodríguez Madrigal la mataron en el corregimiento de Urimaco, a 20 minutos del centro de Cúcuta, por la disputa por una disputa con una coquizadora de carbón que funcionaba en ese lugar.


En Antioquia asesinaron por razones políticas a la lideresa Maryuri Cardenas Malagón, aspirante al concejo de Mutatá por el partido Gente en movimiento. Una gran parte de las lideresas asesinadas también eran madres, lo que añade otra capa de tragedia a sus asesinatos. Ludis García Jaramillo (Ruta pacífica, 2023), madre de cuatro hijos y líder comunal asesinada en Antioquia, y Edilsan Andrade Avirama (Verdad Abierta, 2023), líder comunitaria asesinada en Cauca en presencia de su hijo de 10 años, son ejemplos impactantes de la brutalidad de la violencia que enfrentan las mujeres líderesas en Colombia.


El ex fiscal Barbosa debe dejar de sacar pecho con sus cifras: de acuerdo con la Comisión Colombiana de Juristas (CCJ), de los 175 asesinatos a Líderes y Lideresas Sociales cometidos en el 2023, se desconoce el responsable en 132 hechos.  De acuerdo con los datos proporcionados por ODEVIDA; de los 28 casos presentados entre enero del 2023, y febrero del 2024, del 86 % de los casos, no se tiene conocimiento sobre el presunto responsable y el 14% corresponde a disidentes del Acuerdo de Paz del 2016, por 3 hechos ocurridos en el departamento del Cauca, Putumayo y Guaviare.


Los perpetradores de estos asesinatos son, según datos de la Unidad de Investigaciones de la Fiscalía, las disidencias FARC son responsables del 51% de los casos en los que tenían identificados un autor, seguidas del ELN y el Clan del Golfo, cada uno con 9 por ciento, el EPL con un 4 por ciento y otros grupos más locales con el 5 por ciento.


Este informe de la Fundación Pares, más allá de quedarse con la frialdad de los números, se atreve a contar las historias de luchadoras como Carmen García y Carmen Pineda en el Catatumbo, María Elsa Zapata Díaz en Puerto Tejada, Flor María Vásquez en Mosquera, Nariño, Yadis Dominguez en el Bajo Cauca, y le hace algunas recomendaciones a un gobierno bienintencionado como el de Gustavo Petro pero al que le ha faltado el rigor a la hora de emprender acciones.


Lea el informe aquí:




Commenti


bottom of page