Colombia en Riesgo: los precandidatos cuestionados para el 2022

Por: Esteban Salazar. Coordinador Pares. @estebanalitic


A menos de 6 meses de las elecciones al Congreso de 2022, la Fundación Paz y Reconciliación -Pares- advierte de 127 precandidatos cuestionados que están buscando un aval en los partidos de siempre y que significan un riesgo para la democracia en Colombia.


Para las elecciones de 2022, mediante un Plan Maestro de Seguimiento Electoral que priorizó 25 departamentos del país, y que cuenta con un equipo de trabajo de 100 enlaces, colaboradores e investigadores, Pares ha recogido todas las investigaciones realizadas con el objetivo de ampliar el seguimiento que se hace a las candidaturas, los partidos políticos, los clanes y los cuestionamientos que acompañan a estas aspiraciones.


De hecho, desde 2014 Pares ha documentado, para las elecciones legislativas, 201 candidaturas cuestionadas (131 en 2014 y 70 en 2018) por heredar capitales políticos de personas condenadas por concierto para delinquir (en lo que más comúnmente han sido conocidos como casos de “parapolítica”); así como por estar relacionadas con escándalos de corrupción como el de Odebrecht y el del ‘Cartel de la Toga’, entre otros sofisticados mecanismos irregulares identificados por Pares y otras organizaciones.


De estas 201 candidaturas, en 2014 resultaron elegidos 70 congresistas cuestionados; mientras que en 2018 resultaron elegidos 68. Se trata de una cifra que no varía significativamente en el tiempo y que, al parecer, de cara a las elecciones que se avecinan, parece no tener una mejora.


De acuerdo con el ejercicio realizado durante los primeros 7 meses del calendario electoral para el 2022, Pares lanzó su primer informe Los Herederos y las Herederas de Todas las Formas de Corrupción, en donde se registraron 127 precandidatas y precandidatos cuestionados que buscarían un aval en partidos o movimientos independientes.

Las vitrinas electorales


El paro nacional, el desgobierno del presidente Iván Duque y la nefasta gestión del Congreso, tienen hoy a los partidos contra las cuerdas. En su mayoría, estos partidos han estado inmersos en escándalos porque han avalado a varios de los candidatos cuestionados que Pares ha advertido históricamente.


Sin embargo, para las elecciones de 2022, parecen estar desesperados buscando combinar todas las formas de competencia electoral para no perder sus curules. Una vez más, los partidos que tienen en sus huestes a los más cuestionados, son 5 de los 19 partidos con personería jurídica, los cuales concentran el 90% de precandidatos y precandidatas cuestionados. Se trata de los partidos Conservador, La U, Partido Liberal y Cambio Radical.


Fuente: Pares

En el análisis de los datos registrados, de los 438 precandidatos, 299 aspiran lanzarse a la Cámara de Representantes y 139 al Senado de la República. Para el caso de las 299 precandidaturas a la Cámara, el 24% (71) tiene diversos cuestionamientos; mientras que, para el caso de quienes aspiran al Senado, el 40% (56) también tiene cuestionamientos.

Departamentos en Riesgo


A nivel territorial, dentro de este seguimiento, Pares identificó los departamentos que cuentan con precandidatas y precandidatos cuestionados que aspiran a una curul en la Cámara de Representantes y que, por lo tanto, son un riesgo político. En 22 departamentos y en la circunscripción afro se identificaron 71 precandidaturas cuestionadas.

El top 5 de departamentos que concentran la mayor cantidad de precandidatos y precandidatas con cuestionamientos son: Antioquia (8), Córdoba (8), Tolima (6), Risaralda (5) y Valle del Cauca (5). En total, solo estos cinco departamentos concentran el 45% de precandidaturas cuestionadas que están asociadas a una circunscripción territorial para Cámara de Representantes.


Los Clanes


De acuerdo con el análisis político, las encuestas y las estadísticas de las proyecciones de la Línea de Investigación de Democracia y Gobernabilidad de Pares, la tendencia para el 2022 evidencia la posibilidad de que partidos alternativos, progresistas, de izquierda y centroizquierda aumenten sus curules. Este aumento significa un riesgo para los clanes políticos tradicionales y los partidos que los han avalado. También significa un riesgo para casas políticas que no alcanzan a ser clanes por no contar con una estructura de poder tradicional, pero que se han erigido a través de prácticas de corrupción o en asocio con mafias ilegales.


Por esta razón, la decadencia de estos clanes y de partidos como la U y Cambio Radical ha llevado a que varios de sus integrantes se trasladen a partidos como el Conservador, el Liberal y el Centro Democrático. Incluso, en algunos casos excepcionales, han transitado hacia partidos alternativos y progresistas.


Fuente: Pares

De las anteriores categorías, Pares registró que, de las 127 precandidaturas cuestionadas, en su mayoría (54) cuentan con investigaciones judiciales, disciplinarias y/o fiscales. Unas a causa de investigaciones o denuncias por presuntos hechos de corrupción (21); otras al ser herederos o herederas de clanes o casas políticos con cuestionamientos (22);o por posibles nexos con parapolítica (20); grupos armados organizados (8); o por heredar caudales políticos derivados de Odebrecht (2).



Fuente: Pares

La Cumbre de los y las Herederas de todas las formas de corrupción

A continuación, Pares presenta la lista del top de precandidatos y precandidatas que buscarían un aval por partidos políticos, con el apoyo de clanes políticos, y que cuentan con uno o varios cuestionamientos para aspirar a las elecciones de Congreso de 2022; y que, además, de acuerdo con el ejercicio que se ha realizado desde hace casi una década por Pares, podrían significar un riesgo para la democracia en Colombia.

1. Ana Ucrós Rosales: es la esposa del condenado exsenador del Partido de la U, Eduardo Pulgar. Ucrós buscaría reemplazarlo con su capital electoral, con aval de ese mismo partido. Hay que señalar que ella perteneció a la Unidad de Trabajo Legislativo (UTL) de la cuestionada representante a la Cámara, Kelyn Johana González. Esto se puede demostrar con los registros de la UTL de los representantes a la Cámara que registran su nombre hasta julio de 2020. Kelyn Johana Gonzalez, exjefe de Ucrós, es una de las herederas de parapolítica registradas por Pares para las elecciones de 2018, pues es esposa del excongresista Rodrigo Roncallo, procesado por la Corte Suprema por su presunta participación en el pacto de Chivoló y que en julio de 2021 recobró la libertad por un habeas corpus.

2. Jhon Moises Besaile Fayad: Jhon Besaile es heredero de la estructura política de su hermano, el exsenador Musa Besaile, líder del Clan del Musismo, quien se encuentra preso por su participación en los escándalos de Odebrecht y del “Cartel de la Toga”. Musa fue recientemente expulsado de la Justicia Especial de Paz (JEP) por su falta de “seriedad y compromiso” durante el proceso de acogimiento. Johnny Besaile, su hermano y actual senador, no es objeto de investigación judicial; sin embargo, fue mencionado en el proceso que se adelanta contra su hermano Musa por el Cartel de la Toga.


3. Julio Alberto Elias Vidal: Julio Elías es heredero de la estructura política de su hermano, el exsenador Bernardo ‘Ñoño’ Elías, quien perdió su curul por ser objeto de investigación en el escándalo de Odebrecht y fue condenado en agosto de 2021 a ocho años y cuatro meses de prisión como coautor de los delitos de concierto para delinquir agravado en concurso heterogéneo con el ilícito de lavado de activos. Le apuesta a una curul en el Senado para recuperar el poder del Clan de la Ñoñomanía.

4. Hugo Abel Aguilar Villa: Hugo Aguilar Villa es heredero del Clan Aguilar. Su padre, Hugo Aguilar, fue condenado en 2013 a nueve años de prisión por sus nexos con el Bloque Central Bolívar de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), para ganar las elecciones a la gobernación de Santander en 2003. Hugo Aguilar padre también ha sido investigado por hechos de corrupción como la existencia de irregularidades en el manejo de 20.000 millones del Parque Nacional del Chicamocha.


Hugo Aguilar Villa también es hermano del senador Richard Aguilar, quien fue capturado en el 2021 por presuntas irregularidades en contratos que suscribió entre 2014 y 2015 mientras fue gobernador y que renunció a su curul como senador en julio pasado. En ese caso también está involucrado Edwin Ballesteros, exrepresentante a la Cámara del Centro Democrático, que también renunció a su curul, y otro de sus hermanos, Mauricio Aguilar, actual gobernador de Santander, quien es investigado por la Procuraduría por presuntamente haber ocultado material probatorio a la Corte Suprema de Justicia. También puedes leer: La jugadita que no le salió a Richard Aguilar: su proceso sigue 5. Lina Martínez: Lina Martínez es heredera de la estructura de parapolítica de su padre Juan Carlos Martínez Sinisterra. De acuerdo con el Diario la verdad, Martínez Sinisterra adquirió su poder político del exparlamentario Carlos Herney Abadía, condenado por el proceso 8.000 tras recibir dineros del cartel de Cali. Martínez en el 2011 fue condenado por la Corte Suprema de Justicia por parapolítica, específicamente por sus nexos con el Bloque Calima de las Autodefensas Unidas de Colombia, AUC. Así mismo, en el 2016 fue condenado a 48 meses de prisión por cohecho en un intento por favorecer al candidato Francined Cano en las elecciones atípicas de 2012 para la gobernación del Valle. La Corte Suprema de Justicia decretó la extinción del proceso penal por enriquecimiento ilícito en 2019.