top of page
  • Foto del escritor Luis Eduardo Celis

Arauca en el Plan Nacional de Desarrollo

Por: Luis Eduardo Celis

Hace pocos días se realizó en Arauca el Diálogo Regional Vinculante que está ligado a la formulación del Plan Nacional de Desarrollo. Como todos los Diálogos que le han precedido, fue multitudinario, con una participación de la diversidad social, gremial e institucional del territorio.

Es muy buena noticia que el presidente Gustavo Petro haya decidido que la construcción del proyecto de Plan Nacional de Desarrollo, que es el principal instrumento de gestión pública para un gobierno, se haga mediante una amplia participación. Lo hecho hasta el momento es una completa innovación, nunca se había tenido esta experiencia de amplia participación en más de cincuenta encuentros regionales que deberán concluir en un par de semanas y se habrán constituido en un formidable ejercicio de participación que será referente para el ejercicio de ampliar y fortalecer esta precaria democracia, que poco a poco viene creciendo y madurando, siendo aún inmensa la tarea para contar con un Estado que promueva derechos y sea garante de una ciudadanía de calidad.

Arauca vive un nuevo ciclo de violencia, luego de un periodo de expectativa de paz y reducción enorme del homicidio y las acciones violentas entre 2014 y 2018, cuando se vivió una “primavera de paz”, disfrutada y agradecida por la sociedad Araucana. Luego, poco a poco, se volvió a los tiros, las bombas y la tragedia de las vidas perdidas. Este año van más de cuatrocientos homicidios en el departamento, siendo el registro bastante inexacto, porque hay muchos que no se registran. Una verdadera zozobra de un conflicto por tramitar en el que se requiere la iniciativa de la sociedad araucana en su diversidad y la acción del Gobierno Nacional en el marco de la política de Paz Total y su articulación con la política de seguridad humana, ante una situación enormemente grave, que será analizada por la Comisiones de Paz y Derechos Humanos del Senado de la República este martes 15 de noviembre en la ciudad de Saravena. Sin duda una muy buena iniciativa, de la que deben salir líneas de acción para superar esta grave situación.

Arauca tiene enormes temas por resolver y ahora, en el proceso de formulación del Plan Nacional de Desarrollo y un gobierno que tiene compromiso con las regiones donde las violencias persisten y hay conflictos por tramitar, más allá de la violencia, están a la base la exclusión y marginalidad. Tiene el proceso del Plan Nacional de Desarrollo una oportunidad para que temas históricos no resueltos ahora sí se asuman y en estos cuatro años se resuelvan o se avance de manera sustancial. Desde mi experiencia en Arauca, estos dos de los temas esenciales que deberían quedar consignados en el Plan Nacional de Desarrollo son:

  • Las vías de la Soberanía y de los Libertadores. Hace sesenta años eran trochas, hoy son medias trochas, una vergüenza para un departamento que tanto le aportó a las finanzas públicas entre 1985 y el año 2000 con los importantes recursos de la renta petrolera, esta situación tiene aislado al departamento y hace que su economía sufra, haciendo inviable o mucho más difícil el desarrollo de las actividades económicas.

  • El ordenamiento territorial y las capacidades para gestionar el desarrollo, tema central que lleva al uso del territorio y el relacionamiento de varias dinámicas económicas que chocan, por ejemplo petróleo y agricultura.

Hay un compromiso del presidente Gustavo Petro y la vicepresidenta Francia Márquez con el mundo rural y Arauca es eminentemente rural en su conformación social y su desarrollo, tiene como base las actividades ligadas a la economía campesina que requiere y merece más apoyo; lo cual debe quedar claramente formulado en el Plan Nacional de Desarrollo como propósito nacional.

Hay un colectivo ciudadano en Arauca, el colectivo Arauca 2030, que presentó un conjunto de formulaciones para ser tenidas en el proceso de construcción del Plan Nacional de Desarrollo y que aquí pueden ser consultadas:


El próximo Plan Nacional de Desarrollo debe pagar deudas históricas con Arauca que puedan facilitar la construcción de un acuerdo de paz con el ELN, que tiene en su presencia en este territorio su fuerza principal, dentro del conjunto de esta organización.


 

*Las opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad de la persona que ha sido autora y no necesariamente representan la posición de la Fundación Paz & Reconciliación al respecto.

bottom of page