Se divide el ELN y surge la Corriente de Renovación Socialista

Fundación Paz y Reconciliación Conflicto, paz y posconflicto, ¿Y usted qué sabe de paz?

A comienzos de los noventa se inicia  el debate al interior de las guerrillas sobre el agotamiento de la vía armada para transformar la sociedad. Siendo el  Ejército de Liberación Nacional (ELN), uno de los principales grupos que debe enfrentar esa discusión en su interior.

Es en este marco donde se presenta al interior del ELN un debate político sobre el sentido de la acción armada y las posibilidades de continuar por este camino para transformar de manera propositiva e incluyente a la sociedad colombiana. De este debate, que se dio muy parcialmente en el ELN, surge la Corriente de Renovación Socialista (CRS), organización que ya desprendida del ELN se sumó al ciclo de negociaciones políticas que inicio el M-19, el EPL,  el Partido Comunista M-L, el PRT y el Movimiento Quintin Lame.

La CRS,  surgió como una disidencia al interior del ELN, planteando un debate interno  a favor de una rectificación en la lucha armada que abriera las puertas  una negociación política. De esta facción hicieron parte personajes  que a comienzos de los años noventa consideraron que la estrategia de la búsqueda de un cambio en las políticas de Estado a través de las armasn ya no era viable y  que había llegado el momento de la lucha política por la vía de la democracia y que por tanto era necesario, mediante la negociación, hacer una transición de la lucha armada a lucha política.

En lo  militar la CRS pretendió, sin éxito, adecuar sus estructuras y actuaciones buscando articularse a la entonces Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar.  En el plano político, se articuló a importantes procesos de movilización social, en particular, a las iniciativas civiles de paz; a movimientos políticos y electorales independientes nacionales y regionales; a centros de promoción e iniciativas de educación e investigación popular.

Pero la vocación por la política se impuso y ello obligó a una decisión por la negociación. En efecto, entre comienzos de 1993 y abril de 1994 se adelantó un proceso de diálogo que condujo a la firma de un Acuerdo de Paz que estableció los términos para el desarme, la desmovilización y la reinserción a la vida civil de la CRS.

Es entonces cuando el 9 de abril de 1994, 865 hombres que integraban  la Corriente de Renovación Socialista, abandonaron las armas en Flor del Monte en Sucre, donde había trascurrido la negociación con el entonces gobierno de César Gaviria. La desmovilización se hizo en presencia del  embajador de Holanda, quien  jugó un papel especial en el proceso.

Este proceso contó con un hecho lamentable, y es que mientras se desarrollaba la negociación en Flor del Monte y se daba la concentración, fueron asesinados en una extraña operación militar, Carlos Manuel Prada González y Evelio Bolaños, el 23 de septiembre de 1993 en Blanquiset, en Carepa. A esto se suma que a partir de entonces, comenzó a darse la desaparición  y asesinato de algunos de sus  integrantes.