¿Nexos entre el Clan del Golfo y ex militares?

Por: Laura Vanesa Prieto


En el reciente informe de la Fiscalía General de la Nación sobre una red de militares retirados y activos que habría beneficiado las operaciones de la organización ‘La Cordillera’ (facción del Clan del Golfo), en cuatro municipios del departamento de Nariño; se revela que el General retirado Leonardo Alfonso Barrero Gordillo sería una ficha clave para que dicha organización se quedará con el monopolio del narcotráfico en esta zona del país, desde septiembre de 2019 y enero de 2022.


Según el informe, el General (R) (bajo el alias ‘El Padrino’) habría participado activamente en la generación de información que se entregaría a Juan Castro Estupiñán, alias ‘Matamba’ (comandante de ‘La Cordillera’), sobre las operaciones militares en la zona y las acciones contra el GAOR E9 de las disidencias de las FARC bajo en la comandancia de alias ‘Sábalo’, con quién se disputaría el control de la producción y las rutas de tráfico de cocaína en el suroccidente del país.


¿Quiénes integraban esta red?


El funcionamiento de esta red habría implicado la participación de algunos militares retirados, y otros activos, quienes tenían conocimiento de los nexos entre miembros de las Fuerzas Militares y alias ‘Matamba’, y quienes además habrían recibido salarios entre 5 y 30 millones de pesos por sus labores. De acuerdo con la Fiscalía, el General (R) Barrero era uno de los altos mandos involucrados en esta red, cuyo rol fue fundamental para el beneficio de esta organización criminal ya que coordinaba desde Bogotá la entrega de información de inteligencia a los mandos medios, quienes, a su vez, serían los encargados de suministrarla a alias ‘Matamba’.


El papel de alias ‘El Padrino’ también implicaba entrenamiento contraguerrilla, equipamiento con dotaciones de uniformes (de uso privativo de las FF.MM.), así como aparatos de comunicación para los miembros de la organización ‘La Cordillera’. Otro miembro de la red es el Coronel retirado Robinson González del Río, alías ‘Coro’, quien habría sido el puente entre alias ‘Matamba’ y alias ‘El Padrino’ para entregar dicha información y, de igual forma, garantizar el pago de estos servicios.


Además, habría coordinado con el General Wilson Chawez Mahecha, quién era el jefe de operaciones conjuntas en los departamentos del Valle del Cauca, Cauca y Nariño, los falsos operativos contra ‘La Cordillera’. Cabe señalar que actualmente el General Chawez se encuentra activo en el Ejército. Dos miembros adicionales serían el Coronel retirado Harry Leonardo Gómez Tavares, alias ‘Júpiter’, y el abogado Wilton Mauricio Sánchez, alias ‘Mauricio’, a quienes se les habría pagado cerca de 5 millones de pesos mensuales por sus labores relacionadas a la red.


Según los audios revelados por BLU radio, uno de los objetivos de la red era poder infiltrar la Brigada Contra el Narcotráfico BACNA, de manera que se pudiera tener una información más precisa sobre las operaciones en la zona contra alias ‘Matamba’ y de esta forma montar operativos falsos que despistaran las labores de inteligencia. También se revela que alias ‘Sábalo’ tenía una cuota dentro de esa división, por lo que era necesario generar un contacto directo para que no hubiera filtraciones.


Por su parte, el funcionamiento de esta red también implicaba el destino de recursos monetarios para la movilización de militares en las zonas en las que se habrían realizado los falsos operativos en contra de alias ‘Matamba’, y el equipamiento con dotaciones de uniformes (de uso privativo de las FF.MM.), así como aparatos de comunicación para los miembros de la organización La Cordillera.


La revelación de los nexos entre el General (R) Barrero y ‘La Cordillera’ es una ficha clave para la investigación de la Fiscalía, ya que permite identificar de manera más precisa el inventario criminal en el departamento de Nariño. Vale la pena señalar que Barrero fue el máximo comandante de las FF.MM. hasta abril de 2014, fecha en que solicitó la baja. Además, fue candidato por el Centro Democrático de la gobernación del Cauca en el 2015 y miembro de la lista al Senado por el mismo partido en el 2017. También brindó una versión voluntaria ante la sala de reconocimiento de la JEP, por el caso de Falsos Positivos en Casanare en año 2005, cuando era comandante de la Décimo Sexta Brigada.


¿Y ahora qué?


A pesar de la divulgación de este informe, el General (R) no acepta los señalamientos en su contra y menciona que desvirtuará lo revelado por la Fiscalía a través de pruebas. Sin embargo, esta investigación ha derivado en las capturas del Coronel (R) Robinson González del Río el 3 de febrero, por su asesoría a la estructura ‘La Cordillera’; y de Juan Larrison Castro Estupiñan, alias ‘Matamba’, comandante de esta organización, en mayo de 2021 en su residencia en Floridablanca, Santander.


Entre tanto, mientras avanza formalmente la investigación, lo cierto es que efectivamente existe un alto grado de corrupción en las divisiones encargadas de las operaciones militares contra las organizaciones que se lucran del narcotráfico en la zona sur del país, y que es posible observar la cooptación de algunas entidades del Estado por parte de estas organizaciones criminales. Frente a esto es necesario hacer un llamado a la cúpula militar y al Ministerio de Defensa para que se investigue sobre los vínculos entre militares y dichas organizaciones, así como el acceso a la información de inteligencia o clasificada que tienen los miembros retirados del ejército.


Vale la pena preguntarse si es necesario reformar los protocolos de seguridad dentro de las entidades del Estado -en lo referente al acceso a la información confidencial-, y si existen mecanismos efectivos de control que permitan reconocer potenciales riesgos de filtración. Esto, considerando la actual crisis de seguridad que atraviesa el país, que tiene como consecuencia la deslegitimación de las Fuerzas Armadas y que pone en tela de juicio la gestión del Gobierno Nacional en esta materia.


Se espera entonces que la investigación de la Fiscalía sobre este caso dé más pistas sobre los alcances de esta red, ya que efectivamente logró garantizar (al menos por un tiempo) el monopolio de la producción y tráfico de cocaína en esta zona del país a manos de una organización criminal, que sin la gestión de los señalados no lo habría logrado.