top of page

Los clanes políticos que sostienen a Nicolás Maduro

Por: Óscar A. Chala, Línea de Gobernabilidad y Democracia



Maduro sí que sabe cuidarse bien las espaldas. Sus secretos, para que nadie ose a disputarle el poder, son el artículo 105 de la Ley Orgánica de la Contraloría General de la República y del Sistema Nacional de Control Fiscal, que otorga al contralor general de Venezuela la facultad de inhabilitar políticamente a cualquier ciudadano por un período de 3 a 15 años. No importa la acusación, siempre será encontrado culpable. Por eso puede aparentar ser un demócrata. No le importa hacerse elegir. Siempre ganará.


La segunda clave fue perfeccionar una idea que incubó Chávez, la de crear pequeñas camarillas al interior de su círculo más cercano de poder que sostengan su “Revolución Bolivariana”.  Este informe relatará dos realidades de estos grupos políticos. Por un lado, el nacimiento y emergencia de nuevas redes clientelares y de nuevos grupos en los que el gobierno de Nicolás Maduro ha puesto su confianza para construir su nuevo modelo político y económico, que pretende emular el sistema chino, y el ocaso de los viejos grupos en los que el Chavismo se afirmó para consolidar su poder en la primera década del siglo XXI.


Uno de esos clanes es el de Diosdado Cabello. A pesar de sus escándalos y de su discrepancia ideológica con el propio Maduro, ha logrado atornillarse bien al poder gracias a la red familiar que desplegó dentro de la burocracia de la “Revolución Bolivariana”. Uno de los focos en los que se ha centrado la familia Cabello es en el SENIAT, Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria, en donde ha puesto al mando a uno de sus hermanos. Desde el 2017 Nicolás Maduro ha intentado atajar la influencia de los Cabello en ésta y otras instituciones donde antes poseía amplio control.


La fidelidad de las Fuerzas Armadas hacia Cabello si explica por pertenecer, y ser en este momento el miembro más destacado del grupo de Los Montilleros, la promoción de militares graduados de la Academia Militar Venezolana con él en 1987 y que acompañarían a Hugo Chávez Frías en la intentona de golpe de estado al gobierno de Carlos Andrés Pérez en 1992, que resultaron siendo la columna vertebral de lo que después se conocería como el Movimiento Quinta República. Aún quedan varios en puestos claves y han protagonizado escándalos de corrupción. Esa red de funcionarios de origen militar le permite a Diosdado Cabello tener la lealtad de la mayoría de los oficiales y suboficiales cercanos a él. No sólo los militares lo sostienen, también está una red de burócratas, como el poderoso Freddy Bernal, gobernador del Táchira, amo y señor de la frontera, que se mantienen fieles a Cabello. Durante su primer mandato, durante 2002. En ese mismo año, fue señalado como encargado de supervisar entrenamientos militares para los círculos bolivarianos, por lo que su peso dentro de la red política de Cabello es tener incidencia y capacidad de movilización sobre los comandos chavistas en el territorio venezolano.


Como soporte económico, Cabello aún mantiene varios aliados y conexiones dentro de su inmensa red de poder. A partir de las reparticiones hechas entre los diferentes grupos que conforman el aparato cívico-militar de Venezuela, Cabello tiene incidencia en la mayoría de las carteras que tienen que ver con el tema agrícola (al tener como cuota política a Wilmar Castro, de su círculo de influencia), el tema tributario (debido al control que José David Cabello sigue reteniendo como director del SENIAT) y temas comerciales y financieros con China (pues tiene cuota con Giussepe Yoffreda, actual embajador de Venezuela en el país asiático).


Eso sí, en los últimos años el poder de Cabello ha venido menguando. Nicolás Maduro se ha encargado de que sea así. En el año 2020 Maduro pasó a retiro a 53 oficiales y suboficiales de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) que eran cercanos a Diosdado Cabello, tanto por ser parte de los “montilleros” como por haber ascendido de rango durante los primeros años del Chavismo en el poder.


No obstante, Cabello ha logrado reencaucharse y conservar el poder que posee, especialmente en las regiones del Táchira y Zulia, donde controla a las bases del PSUV gracias a la acción de Freddy Bernal como gobernador y a la incidencia que Francisco Arias Cárdenas sigue ejerciendo en Zulia, además de tener a Omar Prieto como cuota en esa gobernación, en la que se ha establecido como principal líder político y le ha permitido tener control de la frontera.


Además su influencia en el poder de la rama judicial y electoral ha aumentado gracias al posicionamiento de políticas como Tania d’ Amelio o María Carolina Ameliach. Además Cabello sigue teniendo control dentro de su propio partido, el PSUV, del que es vicepresidente, que le permiten aceptar o quitar nombres dentro de las listas electorales locales, regionales y nacionales, especialmente con un partido que se sostiene del Estado. Como se verá en este informe, tanto a Maduro como a su esposa Cilia Flórez, no le conviene deshacerse de Cabello. Su sola presencia sigue siendo intimidante y ayuda a exorcizar los fantasmas de un golpe de estado.


El otro clan que emerge en la Venezuela chavista son los hermanos Delcy y Jorge Rodríguez Gómez, hijos de uno de los pilares de las luchas sociales en la Venezuela del Siglo XX, Jorge Antonio Rodríguez, quien murió como un verdadero mártir, en una prisión y torturado por orden del expresidente venezolano Carlos Andrés Pérez en 1977. Delcy llegó a tener cargos de primer nivel gracias a su cercanía con Nicolás Maduro. Un incidente la alejó del poder en las épocas de Hugo Chávez, pero una vez muere el líder de la Revolución, se vuelve a acercar al gobierno esta vez como ministra de Comunicación e Información de Venezuela entre 2013 y 2014. Durante su gestión, Rodríguez se convirtió en la principal portavoz y propagandista del gobierno de Maduro y su "revolución bolivariana". Su ministerio chocó con los medios de comunicación venezolanos y, además, ordenó el cierre del canal de noticias NTN24 en ese país. Como canciller se haría notorio en todo el continente por su cruzada en favor de Maduro. Fue elegida como presidente de la Asamblea Nacional Constituyente. Fue ministra de Economía y es la actual vicepresidenta de Venezuela.


Ha sido castigada por su cargo debido a los problemas que tiene la democracia en Venezuela. En junio de 2018, la Unión Europea la sancionó con la prohibición de viajar a su territorio y la congelación de sus bienes por su papel como presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente ilegítima. Suiza también la sancionó en julio de 2018 por las mismas razones. Estados Unidos la sancionó en septiembre de 2018 por su relación con funcionarios sancionados del gobierno de Maduro y con Diosdado Cabello. Suiza y la Unión Europea ampliaron sus sanciones contra Rodríguez en agosto y octubre de 2019, respectivamente, por violar los derechos humanos y socavar el estado de derecho y las instituciones democráticas. El TIAR (Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca) también la sancionó en diciembre de 2019 con la congelación de cuentas y la prohibición de ingresar a los territorios de los países miembros.


Su hermano Jorge Rodríguez fue uno de los vicepresidentes de Chávez. Con Maduro ha sido ministro de comunicaciones. Actualmente es el presidente de la Asamblea Nacional. También ha sido sancionado internacionalmente. Delcy Rodríguez está casada con el empresario Yussef Abou Nassif Smaili, quien, se verá en este informe, es uno de los hombres más poderosos de Venezuela. . Uno de los negocios más destacados y recientes del entorno empresarial ligado a Nabil Abou Nassif es Ok Mart, una cadena de tiendas de conveniencia que surgió durante la pandemia. En febrero de 2019, Nabil Abou Nassif se convirtió en socio de esta empresa, la cual en cuestión de meses abrió tres locales en Caracas, incluyendo uno en el emblemático edificio Los Andes de Sabana Grande, expropiado por Hugo Chávez para montar una residencia estudiantil. Delcy ha puesto a funcionarios de su entraña en puestos claves del gobierno, sobre todo en la cancillería en donde aún tiene un poder importante.


A través de Maduro y de su esposa Cilia Flórez, los Rodríguez se han convertido en los posibles herederos del chavismo en Venezuela. En este informe de la línea de Democracia y Gobernabilidad de la Fundación Paz y Reconciliación, se muestra como están conformados los clanes sobre los que se sostiene el siempre discutido presidente Nicolás Maduro:



留言


bottom of page