La paz de Colombia pasa por Antioquia

Por: Germán Valencia. Instituto de Estudios Políticos, Universidad de Antioquia y Columnista Pares.


Antioquia es uno de los territorios con mayor importancia para la construcción de la paz en Colombia. Las razones para este reconocimiento son múltiples: van desde la presencia histórica de diversos actores armados y el gran número de víctimas que deja la confrontación de los mismos, hasta los inéditos procesos de reincorporación y las acciones institucionales alrededor de la paz, pues, este es el territorio que alberga la mayor cantidad de firmantes de la paz en el país y uno de los más innovadores institucionalmente en la construcción de la misma.


De allí que el hacedor de paz Francisco de Roux, hoy presidente de la Comisión de la Verdad, haya insistido en varias ocasiones que “la paz de Colombia depende de Antioquia”. Este líder ha dicho que “Si Antioquia quiere habrá paz en Colombia, si Antioquia no quiere este proceso se para”. Afirmación que está fundamentada tanto en la mirada realista que hace sobre las dinámicas de la guerra y la violencia en este territorio, como en las acciones de paz que se están desarrollando en este departamento.

Antioquia ha sido históricamente un espacio con presencia de una gran variedad de actores armados. Durante cinco décadas han hecho presencia organizaciones subversivas como las guerrillas del Ejército de Liberación Nacional ˗EPL˗, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia ˗Farc-ep˗ o el el Ejército de Liberación Nacional ˗ELN˗. Y hoy es espacio de disputa entre agrupaciones armadas como las disidencias de las Farc y las nuevas bandas delincuenciales (caso ‘El Clan del Golfo’). Pasando, desde luego, por los grupos paramilitares que azotaron el territorio durante más de dos décadas.