top of page

En crisis la paz urbana en Buenaventura

Por: Ghina Castrillón Torres; Dennis Arley Huffington, Investigadores Territoriales

Oficina Pares Pacífico


El proceso de paz urbana en Buenaventura se encuentra en crisis debido a nuevos enfrentamientos entre Shottas y Espartanos, los cuales vienen ocurriendo desde hace cinco días. La desaparición, tortura y asesinato de alias "Súper" habría sido el motivo de la reactivación de las confrontaciones en los barrios de la ciudad. Alias "Súper" formaba parte de los voceros designados por los Shottas en las negociaciones que esta agrupación, junto a los Espartanos, adelantan con el Gobierno Nacional en el marco de la Paz Total, que tiene a Buenaventura como territorio piloto.


De acuerdo con lo expresado por el Alto Comisionado para la Paz, el vocero de los Shottas habría sido torturado y posteriormente asesinado. Sin embargo, esta información no se ha podido oficializar porque se desconoce el paradero del cuerpo. Se espera que sea encontrado pronto para esclarecer los hechos. El llamado es a fortalecer el proceso, superar la crisis y continuar con los acercamientos para lograr la paz urbana. Hay que reconocer que se ha logrado disminuir los índices de violencia bélica en el casco urbano del distrito.


Sin embargo, la crisis es de confianza y hace evidente el desgaste de un acuerdo que parte del clamor ciudadano. Pero está soportado en la voluntad de los grupos delincuenciales y, por lo tanto, es frágil. Por lo que situaciones como la muerte de uno de sus integrantes o las desavenencias por la repartición de zonas para cobros de impuestos pueden romper un proceso que ha sido destacado como un laboratorio primordial de la Paz Total.


¿Se rompió la tregua?


De acuerdo con las autoridades y diversos medios locales de comunicación, la desaparición de alias "Súper" se dio el 01 de abril, previo al inicio de Semana Santa. Desde entonces, hubo tensiones por posibles retaliaciones que se hicieron realidad el domingo 09 del mismo mes, cuando se reportaron enfrentamientos en la comuna 12 de la ciudad. El alcalde encargado, Arlinton Agudelo, afirmó que la tregua no está rota, mientras que la Oficina del Alto Comisionado de Paz aseguró que el proceso sigue y que es una crisis que se puede superar. Pero en las calles de Buenaventura la sensación es de temor a que se regrese a un escenario de guerra urbana.


Los habitantes de las comunas 7, 10 y 12 han reportado balaceras tanto en la noche como a plena luz del día. En medio de esta zozobra, se han completado ya cinco días y se han reportado un par de homicidios. Además, se han conocido videos compartidos en redes sociales de sujetos patrullando las calles con armas de fuego de alto alcance, como fusiles y subametralladoras.

Existe preocupación entre la población civil, los intermediarios y el propio Comisionado de Paz por las confrontaciones que se han presentado en los últimos días en Buenaventura. Al romperse el acuerdo, se podría desencadenar un nuevo incremento en los homicidios y delitos de alto impacto, y esta nueva oleada de violencia podría desarrollarse de manera aún más cruel debido al fortalecimiento económico y armado que han tenido los grupos en los últimos seis meses a través de sus economías ilegales, sumado al ciclo de venganzas que se están incubando.

Tensiones en las negociaciones por el control de las economías ilegales


El proceso ya venía tensionado por supuestos incumplimientos entre integrantes de los grupos en la división de sus zonas de injerencia delictiva y se hizo pública desde la semana anterior cuando dieron a conocer dos comunicados que pusieron en alerta a las autoridades y sembraron incertidumbre entre la población civil sobre la solidez del proceso de paz. En dichos comunicados, ambos grupos, sin ningún miramiento, hacen claridades sobre cómo se lleva a cabo el pago de las extorsiones, haciendo alusión al acuerdo que tienen de distribución de zonas para dichos cobros.


Advierten que los pagos se deben hacer se manera equitativa para las dos agrupaciones, situación que comerciantes y empresarios vienen denunciando desde el inicio de la tregua, manifestando el aumento de este delito, el cual ha obligado a cerrar varios establecimientos comerciales en la ciudad. No obstante, a pesar de lo que manifiesta el gremio de comerciantes, de acuerdo a los reportes oficiales, la extorsión en la ciudad ha tenido una disminución considerable, como se muestra en la siguiente gráfica:


Gráfico No. 1

Elaborado por: Oficina Pares Pacífico. Fuente: SIEDCO


Se evidencia un comportamiento diferente en el número de casos, pasando de 58 casos en el primer trimestre de 2021 a 76 casos en el mismo periodo de 2022, y a 25 en el mismo periodo del 2023, reconociendo que puede haber subregistro, por lo que desde la Oficina Pares Pacífico se manejan la siguiente hipótesis sobre dicha disminución:


Lo que realmente hay es una reducción en las denuncias por parte de las víctimas, y esto se debe a una mayor presencia y control criminal por parte de los grupos armados después de la tregua e inicio del proceso de paz que permitió a los integrantes de estos grupos retornar a zonas y lugares que por las fronteras invisibles, asesinatos selectivos y amenazas, no podían transitar. A esto se le suma la desconfianza que hay entre sectores de la ciudadanía con los operadores de seguridad y justicia, debido que en el distrito hay un fuerte rumor de que parte de la institucionalidad está cooptada por la delincuencia organizada. Si bien no existe prueba o indicio alguno sobre la veracidad de este rumor, se ha convertido en un mito urbano que obstaculiza el acceso a la justicia y la actuación de las autoridades para hacerle frente a este tipo de delitos.


Aún así no deja de ser preocupante que estos grupos estén emitiendo este tipo de comunicados en un momento en el que se busca consolidar la Paz Total. A pesar de haber manifestado su intención de paz, estas acciones muestran que todavía ejercen un fuerte control de la extorsión en la ciudad como base de su sustento ilegal. Por ello es menester que las autoridades actúen de manera inmediata para recuperar la gobernabilidad sobre la ciudad que se le ha cedido a la delincuencia con consecuencias lamentables para la cotidianidad de los hogares como lo es el tener que pagar una canasta familiar por encima del promedio nacional en un contexto de altos precios de los alimentos.


Posibles escenarios y recomendaciones de la Oficina Pares Pacífico


Desde la Oficina Pares Pacífico se manejan como hipótesis tres posibles escenarios después de que se violara la tregua entre Shottas y Espartanos:


Primero: la ruptura total del proceso de paz urbana y el levantamiento de las negociaciones. Aunque se considera el menos probable, no se puede descartar que pueda ocurrir, máxime cuando aún no hay una ruta jurídica clara y aprobada que permita pasar de la fase exploratoria hacia el sometimiento.


Si esto llegase a ocurrir también es posible que las guerras rurales se entrelacen con la urbana. De acuerdo con las palabras del Alto Comisionado de Paz en Blu Radio, donde afirmó que “todo esto obedece a que hay una intervención de un nuevo grupo que tiene pretensiones y objetivos en Buenaventura”, ya se estarían configurando nuevas alianzas criminales en la ciudad. Según los análisis de la Fundación Paz & Reconciliación (Pares), podría tratarse de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia. Pares había dado a conocer que este escenario podría llegar a suceder en un artículo titulado Buenaventura Acorralada. Allí se había advertido sobre la posibilidad de que las guerras rurales y urbanas se entrelazaran, lo que representaría una crisis en el proceso de paz urbana, donde los protagonistas serían Shottas aliados con las AGC y los Espartanos con el ELN y la Segunda Marquetalia.


Segundo: Que las fricciones actuales se logren superar con nuevos acuerdos entre Shottas y Espartanos con el Gobierno Nacional y el proceso continúe en el estado en el que estaba antes de la desaparición de alias ‘Súper’. Sería el escenario ideal, pero las garantías en materia de seguridad para los voceros y participantes deben cambiar. El Estado debe brindarles la protección necesaria y, de ser posible, trasladar toda la comisión negociadora a una ciudad capital hasta que haya una mayor consolidación del proceso que permita, por lo menos, iniciar con el desarme por parte de los grupos armados urbanos.

Tercero: Iniciar mesas de negociación por separado. Lo ocurrido con alias ‘Súper’ fragmentó profundamente la confianza entre ambas agrupaciones criminales, por lo que continuar en una mesa conjunta, además de ser difícil, puede ser poco beneficiosa si no se logra recuperar la intención real de hacer la paz. Sus voceros no se sienten seguros o haya vendettas contra los demás voceros. Por ello, una alternativa sería la de continuar los diálogos de manera independiente. Si bien el Gobierno Nacional desde un inicio exigió que debía ser de manera conjunta, también hay que reconocer que, con la designación de Buenaventura como Laboratorio de Paz Total, no se pueden permitir el fracaso en un proceso que ha dejado en los últimos meses resultados positivos a pesar de estar en etapa exploratoria.


Para el presidente Petro sería un golpe político si no se llega a consolidar el proceso en la ciudad, pues podría poner entre dicho las negociaciones que se quieren iniciar por los acercamientos con estos grupos en otras ciudades.


Si no se aborda adecuadamente la resolución ante esta situación de crisis, existe el riesgo de que se presente un recrudecimiento de la violencia en la ciudad, como se vivió en 2021 y 2022, lo cual representa un duro golpe para la Paz Total que ya está llena de incertidumbres. Por lo anterior, es fundamental que se reconozca la importancia de una mirada integral y territorializada de la Paz Total en Buenaventura para prevenir que los grupos se fortalezcan financieramente y contener el reclutamiento de jóvenes.


Por esta razón como oficina en el Pacífico de la Fundación Paz y Reconciliación le hacemos un llamado al Gobierno Nacional en cabeza del presidente Gustavo Petro y a los miembros de los Shottas y Espartanos, para que no desistan y continúen trabajando activamente a la construcción de la paz en Buenaventura. Aun reconociendo las situaciones complejas que han llevado a los recientes sucesos de violencia: es momento insistir en la paz.

Comentários


bottom of page