¿Y qué esperaban?