¿Y de la corrupción de Navelena qué?

Por: José Roberto Acosta, aliado PARES

Se cumplen dos años desde que Néstor Humberto Martínez Neira empezó abierta y públicamente su vergonsoza tarea de encubrimiento de la corrupción de Odebrecht y el Grupo Aval al anunciar, en su calidad de Fiscal General de la Nación que: “descarta corrupción en adjudicación de obras del Río Magdalena”, otorgado al Consorcio Navelena.


En lugar de cumplir su tarea de acusador, o por lo menos de investigador acucioso a partir de las confesiones de los bandidos de Odebrecht ante el Departamento de Justicia de Estados Unidos conocidas apenas dos semanas antes de su posesión, se inauguró otorgando una exoneración express en el caso Navelena, pero con tan mala suerte que casi de inmediato, junto con el Senador Jorge Enrique Robledo, expusimos pruebas contundentes de las irregularidades presentadas en el otorgamiento de un crédito de $120.000 millones por al Banco Agrario al Consorcio de Navelena, conformado en un 87% por Odebrecht y 17% por la colombiana Valorcon S.A., de propiedad de Julio Gerlein, hermano del exsenador Roberto Gerlein e involucrado con Aida Merlano, destituida del Senado por compra de votos.


Las probadas irregularidades en este crédito del Banco Agrario, aprobado en noviembre del año 2016, dieron pie para que en abril del año 2018 la Procuraduría General de la Nación formulara pliego de cargos al presidente del Banco Agrario y a los miembros de la junta directiva de ese entonces. Proceso que deberá fallarse este año 2019, después de que los investigados ejercieran su legítima defensa y pedir mas pruebas.