Vuelve la guerra del ELN a Arauca

Por: Daniela Quintero. Redacción Pares


El rompimiento de la mesa de diálogos entre el ELN y el gobierno de Iván Duque ha despertado preocupación en materia de seguridad en las zonas donde tiene presencia esa guerrilla, especialmente en Arauca. En los últimos días, se han presentado una seguidilla de ataques por parte de esta guerrilla contra la infraestructura y la fuerza pública en esta zona limítrofe.

Antes de la posesión del nuevo gobierno, analistas ya daban por muerta la mesa de diálogo con el ELN. El presidente Iván Duque expresó en repetidas ocasiones que las condiciones para retomar conversaciones con esa guerrilla eran detener el secuestro, liberar a las personas retenidas, y que cesaran las acciones armadas de manera unilateral. Sin embargo, esto nunca ocurrió y sí se intensificaron las operaciones armadas de ambas partes.

“Hoy está agudizada la situación, pero cuando estaban las Farc el conflicto era tres veces mayor del que estamos viviendo ahora. Todo mejoró en el periodo (de gobierno) anterior, fue como una luna de miel; y por supuesto, esa luna de miel se rompió una vez se posesionó el gobierno de Duque”, expresó Martín Sandoval, líder social del departamento de Arauca a la Fundación Paz y Reconciliación-Pares.


De acuerdo con Sandoval, de los siete municipios que componen dicho territorio Tame, Saravena y Fortul, son los más afectados actualmente por las acciones armadas por parte del ELN y ahora por las disidencias de la exguerrilla Farc, quienes no se acogieron al acuerdo de paz firmado en 2016.


“En Arauquita está más tranquilo. Sin embargo, la presencia del ELN se observa en las zonas rurales, y en las cabeceras pues se presentan son los milicianos”, agregó.