Vuelve el drama del desplazamiento al Caquetá

Por: Redacción Pares


Desde 2013 no se registraba un desplazamiento masivo en Caquetá, siendo un motivo de preocupación el impacto humanitario por las nuevas dinámicas de la violencia armada en esta zona del país. Según la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios –OCHA– en Colombia, aproximadamente 18 familias y un total de 91 personas pertenecientes a la comunidad indígena de Bajo Aguas Negras del Pueblo Murui en el municipio de Solano (Caquetá), se desplazaron hacia el corregimiento de La Tagua en el municipio de Leguízamo (Putumayo) desde el 24 de septiembre.


La desaparición y posterior homicidio del ex gobernador del resguardo indígena Agua Negra por parte de un grupo armado sin identificar fue la causa de este desplazamiento masivo. Del total de las personas desplazadas se identificaron 39 adultos, 52 niños, niñas y adolescentes y seis madres gestantes. Dada la presencia de los grupos armados en la zona, persiste el temor generalizado en la comunidad y la exposición a riesgos contra la vida e integridad de las familias desplazadas.


Teniendo en cuenta que la población es indígena y existe un fuerte arraigo territorial, las personas en situación de desplazamiento han manifestado su deseo de retornar; para que se inicie este proceso se requiere fortalecer el conocimiento y cumplimiento del Decreto Ley 46331 a nivel local, el cual establece la ruta de protección para pueblos indígenas.


De acuerdo a comunicación emitida por OCHA, la información y las cifras presentadas fueron verificadas con la Unidad de Atención y Reparación Integral para l