Volvimos al lenguaje de la guerra y la desconfianza