Una revisión necesaria: los vínculos del Ejército con la ilegalidad en Cauca

Por: Walter Aldana

Político social alternativo


Dos sucesos acaecidos la semana anterior involucran a nuestro Cauca. Por un lado, la publicación por parte de la revista Cambio y Noticias Uno TV con relación a unos audios que involucran al general Herrera, excomandante de la sexta división del Ejército Nacional. En esta se entiende, claramente, una alianza con sectores del narcotráfico (el grupo ilegal ‘los Pocillos’) para "combatir" a las disidencias que se autodenominan Farc en nuestro territorio.

De otra parte, según el periódico virtual.com, de fecha 15 de febrero de 2022 y sustentado en una información de BLU radio, el ex general retirado Leonardo Alfonso Barrero Gordillo, excandidato por el partido Centro Democrático a la gobernación del Cauca, acaba de ser vinculado a una investigación porque según: “un informe reservado de 663 páginas en el que la Fiscalía señala al general (r) Leonardo Alfonso Barrero Gordillo, excomandante de las Fuerzas Militares, como alias ‘El Padrino’, uno de los militares que, presuntamente, haría parte de la organización narcotraficante La Cordillera, que delinque en Nariño para el Clan del Golfo”

Así como el silencio es el seguro de vida de los habitantes de veredas y corregimientos en los municipios, guardar prudente distancia sobre este tema se ha convertido en la constante de los comunicadores regionales. No es de poco calado el riesgo en un país donde la opinión seria y alternativa es perseguida, se entiende tal comportamiento.

Y es por ello que me atrevo a iniciar una reflexión que tiene que ver con la ética pública. Es importante reconocer que las políticas y actuaciones de funcionarios estatales deben estar abiertas a la revisión de la comunidad. Así mismo es necesario que se den las garantías para que esa evaluación la haga la sociedad y los medios de comunicación, ello fortalece su gobernabilidad en un país democrático. De lo contrario, ¿cómo rodear a instituciones que hacen parte de la defensa del país, como en el tema en cuestión, al Ejército Nacional?

"Todos lo sabíamos”, me decía un taxista, refiriéndose al caso de los dos militares. Estas expresiones dejan de ser especulaciones cuando, con valor patriótico, alguien se atreve a denunciar (en este caso la revista y el noticiero) con pruebas (audios e investigaciones) y con resultado inmediato (retiro del cargo de Herrera quien en la actualidad se desempeñaba como comandante en Florencia Caquetá).

¿Y cómo la suspicacia es propia del ser colombiano?, nos preguntamos. Eso explicaría por qué, aunque tenemos más de ocho mil efectivos de la fuerza pública desplegados en el departamento, pasan como Pedro por su casa precursores químicos, dinero para comprar la droga y grupos armados que hacen masacres, asesinatos selectivos, hostigamientos a la policía, a los y las defensoras de derechos humanos, así como a líderes sociales.

Bueno es recordar. En la publicidad del candidato a la gobernación decía: que “El Cauca tiene por quién votar. El general Leonardo Barrero cuenta con la experiencia y tiene los resultados”.

 

*Las opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad de la persona que ha sido su autora y no necesariamente representan la posición de la Fundación Paz & Reconciliación al respecto.