• Laura Natali Cano Murillo

Un nuevo hecho de violencia en Arauca

Por: Laura Cano

Periodista Pares


En este 2022, Arauca ha sido el departamento con más hechos de violencia. El inicio del año estuvo marcado por los enfrentamientos entre disidencias de las FARC y la guerrilla del ELN que, según datos de la Defensoría del Pueblo, provocó el asesinato de 33 personas y el desplazamiento forzado de 170 familias de diferentes municipios del departamento.


El panorama no ha cambiado, a pesar de que el Gobierno afirma que ha tomado acciones, como los llamados consejos de seguridad, y que el ministro de Defensa, Diego Molano, haya manifestado que el ELN no está haciendo patrullajes, sino que salen únicamente a posar para fotos.


El más reciente hecho tuvo lugar en el municipio de Saravena, en donde se presentó un atentado terrorista que se habría presentado cerca de las 11:00 de la noche del 19 de enero, hora en la que se escuchó una fuerte explosión en las inmediaciones de las sedes de organizaciones campesinas y defensoras de derechos humanos. Puntualmente, el blanco sería la sede de la Fundación de Derechos Humanos Joel Sierra. No obstante, la explosión también afectó algunos locales comerciales y viviendas, en especial el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA.


“La estacionaron al frente del ICA. Unos manes salieron corriendo y a los minuticos estallaron. Afortunadamente nosotros alcanzamos a reaccionar y a resguardarnos. Hay tres compañeros heridos leves y los vamos a llevar al hospital. De resto cortaduras de los vidrios y habría otras personas que resultaron lesionadas”, se cita en Infobae de uno de los testimonios dados a medios locales. Hasta el momento se conoce que en el hecho perdió la vida Simeón Delgado, quien se desempeñaba como celador del Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, y quien falleció debido a la fuerte explosión. Además, cinco personas más quedaron heridas.





A este hecho se sumaron los asesinatos de Miguel Alexi Amado y de Jose Abelino Pérez, quien se desempeñaba como líder social. El primer caso ocurrió el 17 de enero en Arauquita, allí Miguel Amado, integrante de la Asociación Nacional Campesina José Antonio Galán Zorro, fue asesinado por hombres armados. Mientras que el 19 de enero le fue arrebatada la vida a Jose Abelino Pérez, en el municipio de Arauca. Él hacía parte de la seccional de Tame de la Fundación Joel Sierra.




Señala Francisco Daza, investigador Nacional de la Línea de Conflicto, Paz y Posconflicto de Pares, que “es preocupante que este hecho haya ocurrido cerca del cordón de seguridad dispuesto por la fuerza pública para evitar las alteraciones de orden público. Sin embargo, existe un manto de duda frente a la efectividad del refuerzo militar que se ha hecho en el departamento desde la semana pasada”.


Además, el investigador expone que “como antecedente del atentado con carrobomba, se debe mencionar que el pasado 9 de enero de 2022 fue atacado con explosivos el acueducto comunitario del municipio de Saravena. Además, tal como lo había informado la Fundación Joel Sierra, en la tarde de ese día se conoció un audio de un personaje identificándose como Antonio Medina, del frente 28 de las disidencias de las Farc, diciendo que “la idea es volar esos negocios de esos manes”, mencionando a integrantes Asojuntas y líderes de la zona”.


Por otra parte, hay que mencionar que en Arauca hay presencia del Frente 10 de las disidencias de las Farc, así como de la estructura Domingo Laín del Frente de Guerra Oriental del ELN y la Segunda Marquetalia. Adicionalmente, como analiza el investigador:


“Los recientes enfrentamientos y acciones bélicas que se han dado en el departamento y que involucran al GAPF estructura décima Martín Villa, que opera bajo la dirección de Gentil Duarte y el Frente de Guerra Oriental del ELN, supone el resquebrajamiento del pacto de no agresión que desde años atrás tenían ambas estructuras en el departamento de Arauca.


Sobre la ruptura de dicho pacto hay varias hipótesis que se complementan entre sí, la primera es que este pacto se pudo venir desgastando en el marco de la pandemia de COVID-19 afectando la manera como se habían distribuido el control territorial de Arauca. Otra hipótesis se relaciona con los desencuentros por el control de las economías ilegales de ese departamento. Y Finalmente, una tercera hipótesis apunta a que hubo un malestar de la estructura décima Martín Villa con el ELN por su inacción en el conflicto que tiene esta estructura y la Guardia Nacional Bolivariana”.


Finalmente, hay que traer a colación que desde el Ministerio de Defensa, durante el día de hoy, se ha realizado un consejo de seguridad en la zona, sobre el que habría que esperar qué decisiones se toman, teniendo en cuenta que se ha hecho un llamado a que no solo se piense en el aumento de pie de Fuerza Pública, sino que realmente lleguen acciones contundentes, eficaces y garantes con los derechos de la población araucana.