top of page

Toma de acción contra la inseguridad en Bogotá: alcaldesa anuncia consejo de seguridad

Por: Katerin Erazo, Periodista


En un esfuerzo por enfrentar los crecientes desafíos en materia de seguridad en Bogotá, la alcaldesa de la capital, Claudia López, ha aceptado la propuesta del ministro de Defensa, Iván Velázquez, para llevar a cabo un consejo de seguridad nación-distrito la próxima semana. Dicha propuesta la aceptó luego de haber liderado un encuentro que tuvo lugar este 27 de julio y contó con la asistencia de autoridades, incluyendo la comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, general Sandra Hernández, el comandante de la Décima Tercera Brigada del Ejército, general Rodolfo Morales, y el secretario Distrital de Seguridad y Convivencia, Óscar Gómez Heredia.


El objetivo principal del consejo de seguridad fue abordar la problemática del hurto y el atraco en la capital colombiana, buscando diseñar estrategias locales efectivas para combatir estos delitos y mejorar la seguridad en la ciudad.


Durante la reunión, la alcaldesa Claudia López manifestó su firme determinación de poner fin a la criminalidad en Bogotá. En un llamado al presidente Gustavo Petro, lo invitó a liderar y participar activamente en este consejo de seguridad, aportando así su respaldo y recursos para fortalecer las capacidades operativas de la Policía Metropolitana y hacer frente a los desafíos de seguridad en la ciudad.


“Quisiera pedirle al señor presidente de la República que nos acompañe en ese Consejo de Seguridad y que lo presida. Necesitamos con urgencia que el señor presidente disponga de mayor personal y capacidad que podamos tener en la ciudad de Bogotá, para que brinde instrucciones específicas y órdenes concretas que respalden los planes que tenemos en la Metropolitana”, enfatizó López.


La comandante de la Policía Metropolitana, general Sandra Hernández, anunció la puesta en marcha de un Comando Élite, el cual será respaldado por tecnología avanzada y una unidad de reacción bancaria con presencia tanto aérea como terrestre en lugares estratégicos de la ciudad. Esta iniciativa busca optimizar las operaciones policiales y mejorar la capacidad de respuesta ante situaciones críticas.


Además, la general Hernández destacó el compromiso de la Policía Nacional al destinar más de 500 agentes especializados para reforzar la presencia en Bogotá y trabajar en estrecha colaboración con la Policía Metropolitana, bajo la dirección de la Alcaldía Mayor.


La alcaldesa López hizo especial énfasis en el trabajo realizado por los funcionarios para reducir el hurto en el sistema de transporte público, logrando una disminución del 19% en los índices de hurto a los usuarios, especialmente a las mujeres. En este sentido, llamó a los comandos TransMilenio a implementar nuevas estrategias para garantizar la seguridad de los ciudadanos en el transporte masivo.


Según Isaac Morales, coordinador de la Línea de Seguridad y Convivencia Ciudadana de la Fundación Paz & Reconciliación (Pares), es crucial tener en cuenta que los consejos de seguridad son instancias de coordinación que las autoridades territoriales establecen para analizar situaciones y buscar soluciones. Estas reuniones involucran la participación de diversas entidades con el objetivo de comprender los contextos y abordar los problemas.


Sin embargo, Morales destaca que el problema radica en que muchas veces estos consejos extraordinarios se quedan únicamente en discusiones sin lograr resolver problemas concretos. En su opinión, es fundamental que la administración distrital responda a la crisis de seguridad a través de esta figura, pero es igualmente importante tomar acciones concretas, ya que, de lo contrario, se convertirían en meros gestos simbólicos sin resultados reales.


Morales también resaltó que el aumento de la inseguridad en la capital puede atribuirse a diversas causas, dependiendo del enfoque que se analice. Existen causas estructurales relacionadas con las consecuencias de la pandemia, como la persistente complejidad en el acceso a necesidades básicas insatisfechas, lo cual puede afectar la seguridad ciudadana en algunas ocasiones.


Sin embargo, el coordinador de la Línea de Convivencia y Seguridad Ciudadana de Pares considera que la respuesta principal a la crisis de seguridad actual está vinculada al crecimiento y proliferación de grupos y organizaciones delincuenciales en la capital. Estos grupos buscan cooptar economías ilícitas, como el hurto de celulares, bicicletas y personas, así como el control de los mercados de microtráfico. Esta expansión de su presencia les permite ejercer un control territorial a través de acciones delictivas y actividades ilícitas para obtener poder.


Además, otra razón que puede estar intensificando la crisis de seguridad es la falta de una judicialización efectiva. A pesar de los esfuerzos por capturar a los delincuentes, si la justicia los deja en libertad al día siguiente, se crea un ciclo que no resuelve el problema de fondo.


Cabe recordar que la Línea de Seguridad y Convivencia Ciudadana de Pares publicó el balance anual de convivencia y seguridad ciudadana, ofreciendo un análisis general de la seguridad en las principales zonas urbanas del país. Los datos presentados en este informe corresponden al periodo del 01 de enero al 31 de diciembre de 2022 y provienen del Sistema de Información Estadístico Delincuencial, Contravencional y Operativo (SIEDCO) de la Policía Nacional.

Algunas cifras relevantes por delitos de alto impacto y resultados operativos a nivel nacional que destaca el informe son:


Homicidios: Se registraron 13,543 casos en 2022, lo que representa un aumento del 1.3% en comparación con el año anterior.


Lesiones personales: Hubo 110,358 casos reportados en 2022, aumentando en un 4.7% respecto a 2021.

Hurto a personas: Se contabilizaron 352,483 casos en 2022, experimentando un aumento significativo del 29%. El 38.5% de estos hurtos ocurrieron con el uso de armas de fuego.

Hurto a residencias: Se registraron 33,686 casos en 2022, lo que representa un aumento del 6.7% en comparación con 2021. La mayoría de estos robos a residencias ocurrieron a las 0 horas.


Amenazas: Se reportaron 86,241 casos en 2022, mostrando un preocupante aumento del 63.7%. Los municipios de Pitalito, Girardot, Barrancabermeja y Jamundí tuvieron la mayor incidencia de casos por cada cien mil habitantes.


Extorsión: Hubo 8,632 casos en 2022, aumentando en un 10.6% en comparación con 2021. El 46% de estos casos se realizaron mediante llamadas telefónicas.


Capturas: Se realizaron 187,024 capturas en 2022, mostrando un aumento del 2.6% respecto al año anterior. Los delitos con más capturas fueron: tráfico, fabricación o porte de estupefacientes (48,315 capturas), hurto a personas (22,049 capturas) y fabricación, tráfico, porte o tenencia de armas de fuego (14,995 capturas).


Incautación de estupefacientes: Se incautaron 722 toneladas en 2022, representando un aumento del 1%. La marihuana y la cocaína representaron el 90% de las incautaciones.

Incautación de armas de fuego: Se incautaron 16,430 armas en 2022, un aumento del 11.5% en comparación con 2021. Los revólveres (14,851 incautaciones) y las pistolas (11,849 incautaciones) fueron las armas más confiscadas.


Finalmente, Isaac Morales, coordinador de la Línea Convivencia y Seguridad Ciudadana de Pares, resaltó que los consejos de seguridad no son necesariamente la solución definitiva a los problemas, sino más bien una instancia para exponer y vincular responsables en busca de posibles soluciones. Sin embargo, no siempre se obtienen resultados concretos en estas reuniones.


Morales explicó que las soluciones concretas deben provenir del poder de policía de la alcaldesa, como primera autoridad territorial y comandante civil de la Fuerza Pública, así como del alcance que debe tener el presidente en el control de la seguridad en la ciudad. En este sentido, mencionó que han invitado al presidente a participar en el consejo de seguridad para lograr acciones más concretas. Asimismo, el coordinador destacó que los problemas no se resuelven únicamente mediante discusiones, sino mediante la implementación de acciones reales y significativas. Entre las posibles soluciones, se pueden considerar el fortalecimiento de la presencia policial, el incremento de las acciones de inteligencia y contrainteligencia, así como la implementación de campañas de prevención y el fortalecimiento de los canales de denuncia.

Comments


bottom of page