Todos a pagar los ‘platos rotos’ del escándalo Odebrecht