SOS por la reincorporación



En materia de reincorporación de las Farc no hay nada. Absolutamente nada. Más de mil guerrilleros han salido de lo que eran las zonas veredales, ahora llamadas espacios transitorios de capacitación y reincorporación. La mayoría han salido para donde sus familias y sus zonas de nacimiento, pero también varios se han ido para las mal llamadas disidencias.

No hay proyectos productivos, no hay tierra para que estos exguerrilleros trabajen y no hay una articulación institucional. Si bien existe el dinero de emergencia, es decir, los 690.000, en lo práctico los exguerrilleros no saben qué va a pasar con ellos en el futuro. La idea era que para esta fecha ya existieran los proyectos productivos o al menos el material básico para comenzar. Pero no hay nada.

El desastre de la reincorporación desató un debate público con lo sucedido con Rodrigo Cadete, uno de los mandos medios más importantes de las Farc, quien al parecer habría reincidido y volvió al monte. La oposición a la paz dijo que se trataba de una estrategia de las Farc de crear una retaguardia armada y que todo estaba planeado. Las Farc insinuaron que se trataría de un secuestro. Pero todo parece indicar que la situación es más compleja. Cadete se habría ido al monte porque no veía futuro o prospectiva en la vida civil. El día del concierto en la plaza de Bolívar con motivo de la clausura del congreso constitutivo del partido político de las Farc, Cadete manifestó “yo que hago en este peladero”. Además dijo… “aquí no van a cumplir nada… solo tenemos unas mudas de ropa y no hay plata ni para comprarse algo”. Otro guerrillero en las zonas de capacitación manifestó: “No hay nada que hacer, ni enseñan, nada que signifique plan de choque para vivir en la vida civil… eso sí, la mayoría de la gente que se ha ido es para donde su familia a hacer una vida en medio de la nada”.