Seguridad y justicia preocupan más que el proceso de paz