Se fueron dos hacedores de paz