Se está incubando un genocidio en las cárceles de Colombia

Por: Laura Cano. Periodista Pares.


Hace un mes, el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (INPEC), junto con el Ministerio de Justicia, decretaron el estado de emergencia en los 138 centros penitenciarios del país. Esto luego de que las privadas y privados de la libertad de cárceles como La Picaleña, Jamundí (torres de hombres y mujeres), Pedregal (torres de hombres y mujeres, Cúcuta, La Picota, La Modelo, Cómbita, Palmira y Buen Pastor de Bogotá, decidieran organizarse en una jornada de protesta para solicitar medidas efectivas ante el riesgo de contagio y propagación del Covid-19.


Luego de esto, y tras una serie de exigencias por parte de los internos e internas, colectivos de familiares y organizaciones de derechos humanos que no fueron atendidas a tiempo, se informó que el 07 de abril se había registrado la primera muerte a causa de Covid-19 en una persona que estuvo recluida en la Cárcel de Villavicencio hasta el 1 de abril. Poco después las denuncias de los internos se conocerían.


En ellas manifestaban que podrían ser más los contagiados en ese establecimiento, pero que las medidas no estaban siendo acogidas, incluso que ni siquiera tenían la posibilidad de hacer uso de tapabocas.