“Se está generando pánico con el paro armado”

Por: Laura Cano, periodista Pares.


Desde el viernes 14 de febrero comenzó el paro armado que el ELN había anunciado hace algunos días, el cual irá hasta las 6 de la mañana del próximo lunes, esto tras no encontrarse soluciones a través del diálogo y tras la indisposición del Gobierno y el grupo guerrillero.


Si bien ambos sectores habían adelantado parte de un proceso de diálogo, este no finalizó luego de la negativa del Gobierno tras el atentando que ocurrió en el 2019 en la Escuela de Cadetes General Santander. A esto se le ha sumado la falta de interés de la estructura armada, pues la falta de garantías de lo pactado con la exguerrilla Farc-ep no les presagia un buen proceder.


Hoy la realidad es que el ELN, tras 56 años de existencia, se ha fortalecido, pues ha creado alianzas con otros grupos armados, lo que le ha permitido ir expandiéndose y ganando el control de algunas zonas del país y sus dinámicas sociales y económicas. Sin embargo, este fortalecimiento no es un indicador de un control total por parte de este grupo en el territorio nacional.


Es difícil que este paro afecte las grandes ciudades y un alto porcentaje de los más de 1100 municipios que tiene Colombia. Sí hay un control por parte del ELN en las zonas que siempre han sido escenarios de disputa dentro del marco del conflicto que ha vivido el país, lo que representa que hoy esta acción del ELN afecte zonas como el Catatumbo, Arauca, Chocó, Nariño y Cauca, lugares en donde en los últimos días sus pobladores han sufrido hostigamientos, amenazas, destrucción de bienes públicos e incineraciones de vehículos en las vías.