top of page
  • Laura Natali Cano Murillo

Se destapa nuevo caso de corrupción en el Ejército

Por: Laura Cano. Periodista Pares.

Hace tan solo unas semanas se conoció que habían sido capturadas 10 personas por corrupción administrativa en el Ejército. De acuerdo con la información entregada por la institución en ese momento, los implicados eran siete militares retirados, un militar activo y dos particulares. Estos habían sido capturados en Medellín, Villavicencio, Bogotá y Bucaramanga.


El motivo de estas capturas, siguiendo lo comunicado por el Ejército, se dio “por presuntamente realizar celebraciones de convenios de manera irregular entre los años 2016 al 2018 con empresas privadas». Aunque no se entregó más información sobre las empresas vinculadas, los tipos de contratos celebrados y los implicado, sí se informó que los implicados a través de la Fiscalía 49 – especializada en delitos contra la administración pública- serán procesados por falsedad en documento público, cohecho, peculado por destinación oficial diferente y peculado por apropiación.

Pues bien, en las últimas horas se conoció que, de nuevo, en la institución estaban desarrollándose actividades de corrupción. Esta vez por los hechos se oficializó la captura de tres coroneles, un mayor y cuatro suboficiales del Ejército, también de un intendente de la Policía Nacional y un civil por la presunta celebración irregular de un contrato en la sección administrativa y contable del Ejército, en el que se daba vía para la compra de 52 visores nocturnos.


¿Dónde estuvo el delito?


Hay que iniciar diciendo que el proceso de adquisición inició en de 2017. Para este contrato fueron dispuestos $2.404 millones, pero incluso con tanto dinero de por medio no pasó mucho tiempo para que irregularidades comenzaran a ser alertadas.


La primera se dio cuando el comité técnico advirtió que Aviacol Ltda, la empresa contratada, no cumplía con los requisitos necesarios, pues ésta centraba su trabajo, principalmente, en la elaboración de binoculares, lupas, telescopios, gafas y luces de lectura. Dicha información fue comunicada a través de un informe al coronel Hernán Felipe Álvarez Rojas, jefe del Centro Administrativo y Contable, CADCO.


A esto se sumó que Noticias Uno informó que esa no fue la única irregularidad, pues en noviembre de 2017 el sargento primero Elvis Riaño Gómez y el cabo primero Hernán Rico Buitrago fueron a Estados Unidos bajo el argumento que recibirían una capacitación por parte de la empresa Harris Corporation de la que supuestamente Aviacol era representante, hecho que fue desmentido por Harris Corporation, al igual que lo hizo con la capacitación que según los militares habían recibido.

Asimismo, vale la pena mencionar que con el dinero establecido para este contrato fueron adquiridos a través de Aviacol en diciembre de 2017, incluso cuando ya habían ocurrido los hechos anteriores, 52 visores certificados por Harris Corporation, por lo que la compañía estadounidense tuvo que negar algún relacionamiento con la empresa colombiana, pues del total de productos entregados solo sirvieron 28.


Por todo esto, están entre los implicados el coronel Abdías Capera, el teniente coronel William Miranda Hernández y el mayor Edwin Martínez Campo, quienes junto con los demás capturados serán investigados y procesados por los presuntos delitos de concierto para delinquir, contrato sin el cumplimiento de los requisitos legales, interés indebido en la celebración de contratos, falsedad material en documento público agravado, peculado por apropiación a favor de terceros y prevaricato por acción.


Por su parte desde el Ejército Nacional se comunicó que: las capturas se dieron “a través de labores de contrainteligencia que se iniciaron desde hace dos años, con el apoyo judicial de la Fiscalía N.° 46 Especializada Contra Delitos de la Administración Pública y la Dijín, de la Policía Nacional”. Además, agregaron que: “En lo que respecta a la situación administrativa del personal militar activo se verificará su situación para la toma de las decisiones que en derecho correspondan respecto de su continuidad en la institución”.

bottom of page