Señalan al Ejército de crimen contra defensor en Corinto

Por: Sergio Saavedra. Redacción Pares


“No hay ejecuciones extrajudiciales, ni un regreso de ellas” son las palabras y la postura que ha demostrado el ministro de Defensa, Guillermo Botero, a pesar de todos los escándalos que han sucedido durante su periodo como jefe de esta cartera en el Gobierno Duque. Ninguna circunstancia ha sido suficiente para que renuncie Botero: ni los los prontuarios salpicados por las ejecuciones extrajudiciales que tiene la cúpula de FFMM, ni la ejecución extrajudicial de Dimar Torres (Catatumbo), ni el del joven Rafael Caro (Santander), ni el reciente asesinato de Flower Jair Trompeta Paví en Corinto (Cauca).


Lo querían hacer pasar como disidente


Nuevamente, como en el caso de Dimar, la comunidad fue la que permitió que se conociera ante la opinión pública el asesinato de Trompeta Paví. Precisamente, los habitantes de la de verda de Laguna fueron los que denunciaron que alrededor de las 10:30 am de este lunes se escucharon disparos y, acto seguido, sobrevuelo de helicópteros en los aires del municipio caucano. Además, la denuncia de la comunidad resaltó que los uniformados del Ejército habrían torturado a Trompeta Paví metiéndole una mano en una máquina despulpadora.


Trompeta Paví era defensor de derechos humanos e integrante de la Asociación de Trabajadores Pro-contrucción Conas de Reserva Campesina de Caloto (Astrazonacal). La comunidad, a su vez, señaló que el Ejército pretendió hacer pasar al líder campesino como un miembro de la disidencia de las FARC muerto en comb