‘Relatos Internos’ o la fotografía que libera