Relatos de migrantes: Los barrios y el baile del semáforo

Por: Francisco Daza Vargas. Investigador Pares.


Entre migrantes venezolanos la vida en los barrios de invasión Sagrado Corazón y Villa Cotes, ubicados en Teorama y Convención (Norte de Santander), se construyen ladrillo a ladrillo. La polisombra, las tejas de zinc y la madera componen este paisaje improvisado que sobre terrenos irregulares conforman la vecindad de sus habitantes. Si bien los materiales mencionados son el común denominador de cada casa, las familias personalizan las fachadas de sus hogares con objetos que les permite dar una individualidad a los mismos; aún son visibles las luces navideñas y los adornos en algunas de ellas.


Al ingresar a estos barrios de invasión es visible la complejidad que hay en su interior, redes eléctricas compartidas, tanques de agua comunitarios y casas que funcionan como tiendas de abarrotes para toda la comunidad hacen posible que la vida en estos espacios sea un poco más llevadera.