Reina la confusión en el caso Bermeo-Fiscalía