top of page

Reforma política se hunde por “micos” en el texto

Por: Katerin Erazo, Periodista


La reforma política ha sido un tema recurrente en la agenda política de los diferentes gobiernos. Desde hace varios años se ha hablado de la necesidad de hacer cambios significativos en el sistema electoral y político, con el objetivo de mejorar la calidad de la democracia y fortalecer las instituciones. La discusión alrededor de esta reforma siempre ha sido compleja y polémica. En el Congreso los diferentes partidos políticos han tenido posturas encontradas y se han presentado múltiples propuestas que no han logrado consenso.

El gobierno Petro también presentó su reforma política en septiembre de 2022. Sin embargo, esta acaba de caerse, luego de que el presidente Gustavo Petro y los miembros del Pacto Histórico expresaran su desacuerdo con la ponencia del proyecto de reforma política que se estaba discutiendo el día de ayer en la Comisión Primera del Senado. A través de un comunicado, la bancada del Pacto Histórico pidió al presidente archivar la reforma política, argumentando que se habían introducido "micos" que demuestran la falta de voluntad política de algunas bancadas para modificar las reglas de juego.

Entre las principales críticas que se han hecho se encuentran la falta de medidas efectivas para detener la corrupción y promover la transparencia en la política, la ausencia de financiación estatal para las campañas electorales, la falta de paridad y alternancia en las listas cerradas y la puerta giratoria que permitiría a los congresistas ser ministros y volver a ocupar la curul durante el periodo legislativo, si lo desean.


Petro señaló que la reforma política no aporta a un avance en la calidad de la política, ya que no contempla temas progresistas como la financiación estatal de las campañas y la igualdad de curules para hombres y mujeres. En este sentido, el mandatario señaló la necesidad de hacer cambios más profundos en el sistema político y electoral del país.


Juan Alejandro Pérez, asistente de investigación de la Línea Gobernabilidad y Democracia de la Fundación Paz & Reconciliación (Pares), explicó que el proceso de reforma política es un acto legislativo que ya ha había superado una primera vuelta de debates, los cuales se llevaron a cabo en cuatro etapas: una en la Comisión Primera del Senado, otra en la Comisión Primera de la Cámara y dos más en las plenarias del Senado y la Cámara (Ver: Lo que se aprobaría de la reforma política). Durante este proceso de conciliación se modificó el texto que sería sometido a una segunda vuelta de debates, a través de consensos entre las distintas fuerzas políticas.

Según Pérez, la reforma política que acaba de hundirse, era la "moneda de cambio" del Gobierno para lograr que los partidos tradicionales de su coalición, como el de La U, el Liberal y el Conservador, aprobaran sus reformas sociales. Sin embargo, esta situación estaba generando discusiones internas en el Pacto Histórico y en el Partido Verde, que son partidos que posiblemente acompañarán a Petro durante su mandato. En este sentido, la no aprobación de la reforma política podría tener un impacto significativo en la estabilidad política y la capacidad del gobierno para avanzar con sus propuestas legislativas (Ver: Los puntos clave de la reforma política de Gustavo Petro).

El día de ayer, durante la sesión de la Comisión Primera del Senado, el presidente de la corporación, Roy Barreras, sorprendió a los asistentes con un gesto poco común: romper en pedazos la ponencia sobre la reforma política en curso. Durante su discurso, Barreras expresó su posición sobre la propuesta gubernamental. La reacción de Barreras evidenció la fuerte oposición que existe a la reforma política y el grado de polarización que ha generado entre los distintos actores políticos.


El presidente del Congreso hizo un llamado al Gobierno y al ministro Alfonso Prada para que retiraran la reforma la cual, según su criterio, "ya no tiene absolutamente ningún sentido". El presidente del Senado reiteró su oposición a la lista cerrada obligatoria, una de las medidas incluidas en el proyecto y aseguró que es necesario "escuchar la voz del pueblo" en un tema tan importante como el de la reforma política.

Algunos sectores consideran que la reforma es necesaria para fortalecer la democracia, mientras que otros la ven como una maniobra oportunista para beneficio de ciertas élites. El futuro de la iniciativa es incierto, pero lo que queda claro es que Barreras no se quedará callado ante lo que considera una amenaza a la estabilidad institucional del país.

Según Juan Alejandro Pérez, asistente de investigación de la Línea Gobernabilidad y Democracia de Pares, el hundimiento de la reforma política es un hecho positivo, ya que esta iniciativa no habría logrado solucionar los problemas del sistema de partidos ni reforzar las ideas partidistas o ideológicas. En cambio, habría corrido el riesgo de perpetuar las llamadas "dictaduras de bolígrafos" en los partidos, es decir, la concentración del poder en un pequeño grupo de dirigentes que toman decisiones sin consultar a las bases ni fomentar la participación ciudadana. Según Pérez, es necesario buscar soluciones más integrales y participativas que permitan fortalecer la democracia y la representatividad de los partidos políticos en el país.

Además, el asistente de investigación de Pares sostuvo que es necesario avanzar hacia una idea realista sobre qué debe ser y qué no debe ser para fortalecer la democracia, el sistema electoral y el sistema de partidos en Colombia. Juan Alejandro Pérez enfatizó en dos aspectos fundamentales que, a su juicio, deben ser considerados en la construcción de una nueva reforma política. En primer lugar, Pérez destaca la importancia de contar con una base sólida de fundamento técnico para la elaboración de la reforma, la cual debe estar orientada hacia el cambio y la evolución necesaria para mejorar el sistema político en el país.

En segundo lugar, considera que es urgente transformar el Consejo Nacional Electoral, un órgano electoral encargado de investigar campañas, pero que es elegido por los mismos partidos políticos. Desde la Línea de Pares se hace un llamado a la reforma o eliminación de este Consejo Nacional Electoral para garantizar una mayor transparencia y equidad en el proceso electoral (Ver: La reforma al Consejo Nacional Electoral debe ir primero que el Código Electoral).

Comments


bottom of page