Ratificado: Uribe al banquillo de acusados

Por: Sergio Saavedra. Redacción Pares


En horas de la noche de este lunes 18 de febrero, la Corte Suprema de Justicia dio un no rotundo a la solicitud de nulidad que habían presentado los abogados del senador y expresidente Álvaro Uribe en el caso contra Iván Cepeda. A partir de este momento, la Corte tiene vía libre para investigar al expresidente por presunta fabricación de testigos en contra del senador y miembro del Polo Democrático.


La decisión fue tomada por la Sala de Instrucción de la Corte Suprema, rebatiendo así la argumentación jurídica de los abogados de Uribe quienes alegaban una violación de la segunda instancia.


Justamente Jaime Granados, abogado del expresidente y quien había presentado un recurso de reposición en un texto de 129 páginas, buscaba la nulidad del proceso en razón a que Uribe, según sus argumentos, no había tenido la oportunidad de defenderse.


Falló la defensa del expresidente


Granados buscó tres cosas: anular la decisión final del fallo, revocarla y que en consecuencia se abriera una investigación formal contra Cepeda. Además, el abogado también pretendía frenar la compulsa de copias que ordenó la Corte en contra de Uribe.


Sin embargo, la firma de tres magistrados de la Corte negó la totalidad de las peticiones realizadas por la defensa. La decisión fue “ajustada a la legalidad”, debido a que no se incurrió en “arbitrariedad, extralimitación ni desafuero del magistrado que la ordenó, sino que, contrario a ello, se realizó en una práctica probatoria licita y legal”, señalan las consideraciones hechas por los magistrados.


Se había anunciado, por parte de los abogados de Uribe, un grupo de nuevos testigos para probar la supuesta responsabilidad de Iván Cepeda en la fabricación de testimonios, sin embargo, la decisión de la Corte también negó el análisis de esos testimonios en razón a que estos no son considerados parte material probatorio.

Corte Suprema avala concepto de la Procuraduría


El acontecimiento más reciente sobre este caso fue el viernes 1 de febrero, cuando la Corte Suprema de Justicia reconoció a Iván Cepeda como una víctima en el proceso de manipulación de testigos.


La acusación que recae contra el senador Uribe y el representante Hernán Prada, tiene que ver con haber incurrido en convencer a Juan Guillermo Monsalve, exparamilitar y principal testigo contra el expresidente, para que se retractara de sus declaraciones y argumentara que estas respondían a ofrecimientos y dádivas prometidas por el senador Cepeda.


Por su parte, la Procuraduría General de la Nación ya se había referido a las visitas del senador Cepeda a las cárceles “Si bien es cierto (…) asistió a la cárcel de los internos, esto correspondió a la labor de control político (…), así como, con la labor humanitaria que la Cámara de Representantes realizó”, aclara el informe de la Procuraduría


Cabe resaltar que han pasado cinco años de un proceso, que empezó con la denuncia de Uribe contra Cepeda. Hoy, varias jugadas después el tablero ha cambiado, y ahora es el expresidente quien tiene que rendir indagatoria frente a la justicia por fabricación de testigos; en otras palabras, pasó de ser acusador, a tener que sentarse en el banquillo de los acusados.