Río Quito: entre el abandono y la resistencia juvenil

Por: Mateo Quintero, pasante de comunicaciones – Pares


El Chocó es el departamento con la tasa más alta de necesidades básicas insatisfechas en todo el país. Tiene problemas históricos que nunca se han resuelto: el desempleo, la falta de infraestructura y la violencia.

Rio Quito fue creado como municipio mediante la ordenanza N° 004 del 25 de abril de 1999, proferida por la Asamblea departamental de ese entonces. Dicha norma lo dispuso contando con una extensión territorial de 70 Km2, ubicado en el centro del departamento del Chocó en la denominada subregión del Atrato a 30km de la capital del departamento por vía fluvial.

El municipio tiene una extensión de 69.914 hectáreas, de las cuales 60.966 corresponden a las comunidades negras, con el 95% de los habitantes, y 9.034 a los resguardos indígenas. La población total es de 7.559 personas.

Río Quito es el municipio es el más pobre todo el país. Según datos del DANE, el 98 % de la población se encuentra en condición de necesidades básicas insatisfechas, tanto en la cabecera municipal como en las zonas rurales. Al ser una zona de paso, el municipio ha sufrido afectaciones de violencia desde el año 1995; se ha visto afectado por el EPL, las AUC, el ELN y las Bacrim.

Sus principales fuentes de ocupación son la minería, la agricultura, la pesca y explotación maderera. En el municipio se cultivan distintos productos agrícolas de pancoger que son comercializados en la plaza de mercado de Quibdó. Debido a la cantidad de metales extraídos de la cuenca del río Quito, la explotación minera es considerada como la actividad económica más importante para el municipio, debido a que también genera otra serie de empleos no formales y de manera indirecta beneficia el sector del comercio.