¿Quiere el gobierno arrodillar a las regiones?