¿Quién es el castrochavista más grande de Colombia?

Por: Ariel Ávila, Subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación-Pares


A casi dos meses de la primera vuelta presidencial, al menos dos cosas son una realidad. La primera es que el tema de Venezuela se nos metió de la A hasta la Z en la disputa electoral. Algunas campañas políticas dieron un giro increíble, de la idea falsa de que Santos le entregó el país a las Farc y de que las Farc estaban lavando dinero de caletas para comprar votos y tomarse el país solo queda el recuerdo. Esto que para expertos parecía un chiste, era lo que se creía en una gran parte de la sociedad colombiana, sin embargo, el pasado 11 de marzo, las Farc apenas lograron el 0,34 por ciento de los votos, poco más de 50.000. Con lo cual este argumento quedaba en el piso y se comprobaba que todo era una estrategia para crear pánico.

Hace algunas semanas, cuando ya se sabía que esta teoría era ridícula, los estrategas de algunas campañas políticas decidieron pasar del monstruo de las Farc al de Venezuela, y tan solo en unas horas, la población asimiló el cambio de teoría. Esta nueva línea de opinión que busca sacar a la gente a votar con pánico se ha instaurado y parece claro que todo aquel que no apoye a Duque es una amenaza castrochavista.

La otra realidad es que hasta el momento la campaña que más asume comportamientos y posturas populistas y castrochavistas es la de Iván Duque, es decir, la misma que dice que nos defenderá y protegerá de convertirnos en otra Venezuela. Solo daré tres ejemplos.

El primero fue el trino del expresidente y actual senador Uribe hace algunos días.  Decía lo siguiente:

Daniel Coronel, político y contratista de Santos, tiene pánico y con razón; un Gbno de Iván Duque manejará con transparencia las concesiones de televisión— Álvaro Ur