¿Qué hacer cuando un interés general está por encima de otro interés general?

Por: Guillermo Linero Montes


Este miércoles 28 de abril los colombianos se manifestarán en un acto de protesta contra el gobierno de Duque o contra quien manda tras él. No obstante, los medios informativos, las redes sociales y buena parte de los convocantes, entre ellos las centrales obreras, han hecho énfasis en que dicho acto de protesta tiene como objetivo obstaculizar la aprobación de la reforma tributaria; reforma que luego de leerla profunda o superficialmente, como ha demostrado el presidente Duque que no lo ha hecho, es muy fácil rotularla de antisocial.


No por otra razón, cada día, más ciudadanos y más gremios se suman a la idea de una protesta pacífica; y no podría ser distinto si consideramos que la reforma pretende gravar los alimentos -en plena inactividad y crisis económica- a quienes ni siquiera tienen con qué comer y, sobre todo, cuando se sabe que el gobierno engordó las cuentas de los banqueros con la plata del erario público. Estos trabajadores y estas familias indignados, sin haber sido aleccionados, como se asegura malsanamente, están exteriorizando su deseo de protestar por la inopia en la cual los tiene el gobierno; y eso, considerando las limitantes de la pandemia, supone la idea temeraria de salir a las calles.