Buscar

¿Qué dicen los resultados de la primera vuelta presidencial?

Por: Camilo Díaz Suárez, Investigador nacional

Línea de Democracia y Gobernabilidad


De acuerdo con el preconteo reportado por la Registraduría Nacional del Estado Civil al 99,99%, la primera vuelta de las elecciones presidenciales marca que Gustavo Petro y Rodolfo Hernández disputarán la segunda vuelta para definir al próximo presidente de Colombia.


En la contienda se enfrentaron seis candidatos, que obtuvieron los siguientes resultados: Gustavo Petro, 8.527.768 votos (40,3%); Rodolfo Hernández, 5.953.209 (28,1%); Federico Gutiérrez, 5.058.010 (23,9%); Sergio fajardo, 888.585 (4,2%); John Milton Rodríguez, 274.250 (1,29%); y Enrique Gómez Martínez, 50.539 (0,23%).


Estas elecciones marcan un escenario bastante atípico, en la que por primera vez se disputarán una segunda vuelta dos candidatos que no pertenecen ni llegaron con el apoyo de algún partido tradicional o del Centro Democrático, cambiando la tendencia que se presentó en las últimas dos elecciones.


Además, está fue una de las elecciones con mayor participación en la historia de Colombia, marcada, de acuerdo al preconteo, por una movilización en contra del establecimiento.


El mapa político


Los resultados que arrojó el preconteo muestran que, con una comparación con la primera vuelta presidencial de las elecciones del 2018, el mapa político cambió en la mayoría del territorio. En el 2018, los departamentos del país se repartieron, esencialmente, entre Iván Duque, candidato del Centro Democrático y con el apoyo del Partido Conservador, Partido de la U, Mira y Colombia Justa Libres, y Gustavo Petro, candidato del movimiento Decentes.


Con respecto al 2018, Gusto Petro logró mantenerse en estas elecciones como ganador en 10 departamentos, mientras Federico Gutiérrez, el candidato de los partidos tradicionales, solo se mantuvo en 1.


Siguiendo la comparación, Petro logró ganar en 9 departamentos, que en el 2018 se había llevado Iván Duque, a excepción de Bogotá, donde había ganado Sergio Fajardo ese año. Si bien Petro consiguió consolidarse en los departamentos periféricos de Colombia, hacia el centro del país dominó Rodolfo Hernández, el candidato del movimiento Liga Gobernantes Anticorrupción. Hernández se impuso en 13 departamentos, que en el 2018 le habían votado a Iván Duque.


Así, Gustavo Petro, logró en mayorías en estas elecciones en Amazonas, Archipiélago de San Andrés, Atlántico, Bogotá, D.C., Bolívar, Cauca, Cesar, Chocó, Córdoba, Guainía, La Guajira, Magdalena, Nariño, Putumayo, Quindío, Risaralda, Sucre, Valle del Cauca y Vaupés. Por su parte, Rodolfo Hernández ganó en Arauca, Boyacá, Caldas, Caquetá, Casanare, Cundinamarca, Guaviare, Huila, Meta, Norte de Santander, Santander, Tolima y Vichada.



El mapa político muestra que Rodolfo Hernández llegó a los departamentos que en el 2018 y 2014 el uribismo había conseguido quedarse con la victoria. En estas elecciones, sin un candidato oficial, pese a que el uribismo se vinculó con Federico Gutiérrez, fue Hernández quien se hizo visible en esos departamentos.


Así, viendo incluso el 2014, la tendencia de que en centro y el oriente del país le votan más a candidatos de derecha o centro derecha sigue manteniéndose. Por su parte, como mostró el preconteo en el 2022 y los resultados en 2018 y 2014, en los departamentos periféricos cala más el discurso contrario a lo que represente el candidato en dichas elecciones de derecha o centro derecha.




A grandes rasgos, la tendencia examinando las elecciones presidenciales en primera vuelta desde el 2014, es que Rodolfo Hernández llegó a las zonas donde el uribismo ganó, pero que en estas el candidato más asociado al Centro Democrático, Federico Gutiérrez, no consiguió movilizar.


Un aumento en la participación


Al igual que en el 2018, la participación supero la barrera del 50%, siendo del 54,91%. Esta fue la participación más alta en unos comicios electorales desde la elección presidencial de 1974, cuando el liberal Alfonso López Michelsen ganó unos comicios marcados por una abstención inferior al 40 por ciento.


De acuerdo con el preconteo, hubo una participación de 21.418.631 de personas de las 39.002.239 habilitadas para votar. Eso si vio reflejado incluso en varios departamentos que llegaron a superar el 60% de participación.



Los departamentos con más alta participación fueron al interior del país, coincidiendo con aquellos en los que ganó Rodolfo Hernández, a excepción de Bogotá. Viendo la participación con el porcentaje de abstención, los departamentos que más votaron fueron Santander (34%), Cundinamarca (34%), Casanare (35%), Bogotá (36%), Boyacá (37%) y Meta (38%). Por su parte, en los que mayor abstención hubo, fueron Vaupés (70%), Vichada (68%), Guainía (67%) y La Guajira (67%), coincidiendo en que entres de ellos ganó Gustavo Petro.


Ese mismo escenario se puede evidenciar en la primera vuelta presidencial del 2018, donde el interior del país fue el que más voto, mientras que los departamentos periféricos tuvieron una menor participación. Con respecto al 2018, uno de los departamentos que redujo su participación de forma notoria fue el departamento del Cauca, que pasó de una abstención del 34% a una del 44%.




Viendo el porcentaje de abstención de 2018 y 2014 se va viendo que la tendencia es una mayor participación en los departamentos del interior del país. Precisamente, esa alta participación se da en los departamentos donde Rodolfo Hernández logró movilizar el grueso de su votación.




De las cinco elecciones presidenciales realizadas desde el 2002, las del 2022 volvió a marcar una alta participación. En las cinco elecciones previas (2002, 2006, 2010, 2014 y 2018), solo las de hace cuatro años habían logrado superar una participación del 50%, a la que se le suma la del presente año.


Así, lo que muestra la evolución del mapa político en Colombia, es que los partidos tradicionales y los movimientos de opinión como el uribismo han perdido espacio a nivel departamental. Con dos candidatos que han basado su campaña en contra del establecimiento, estuvieron acompañados por una alta participación. A la espera de lo que suceda en segunda vuelta, las tendencias departamentales parecen definidas para elegir un candidato.