Protegemos a los líderes, o se nos va la paz